Avisar de contenido inadecuado

VENEZUELA, ASUMIR EL RIESGO ECONOMICO.

{
}

 

 TAGS:

El desconcierto en la economía venezolana viene golpeando a los pobres y colectivos que, forman sus propias burbujas para acoplarse a las devaluaciones progresivas que viene sufriendo el país., ya nadie se mantiene callado, tanto oficialista como opositor parece proclamar un solo pensamiento, porque, el mapa mediático viene reflejando verdaderas cifras de paro y escasez de productos agroalimentarios. Las cosas, están muy claras en nuestro país, Oh Venezuela hace un giro de timón o nos encallamos, porque ya no es tiempo de paracaidismo. Las estrategias políticas deben tener un carácter estructural y una repuesta sin ahogo para lograr que la industria pública y privada se active en beneficio de todos.

Muchas zonas rurales carecen de zonas pilotos para el desarrollo y la agricultura ha desaparecido en forma progresiva, lo que implica el desánimo en muchos ámbitos  como localidades a lo largo de la república. Los proyectos, quedan en las cooperativas aislándose en el mundo rural y urbano. Debemos ir a un plan de reformas para cumplir con las promesas dadas, la economía jamás puede estar sumergida con un buen número de parados. Para algunos, la clase política no representa el pulso de los ciudadanos y la protesta pacífica es ya cotidiana sin violencia, en las calles de nuestra ciudad, hay muchas razones para estas anormalidades estructurales, pero solo la desidia y la poca penetración de funcionarios públicos en las barriadas apuntan a una debacle progresiva de los factores de producción y ornamentación de las mismas.

Ese no es el camino, de ningún modo, son pasos contra la democracia, vía a la militarización, luego de la partida del Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías.

Muchos pobladores se mantienen de las colectas y se alimentan en los comedores del Estado, aunque las manifestaciones revolucionarias son normales, hay ciudadanos que muestran una conducta solidaria y generosa para el prójimo y las ayudas, no se hacen esperar. Muy aparte de la generosidad del político que se hace sospechosa, hay una codicia capitalista de ciudadanos envueltos en el gobierno bolivariano que no logra convencer al militante.

En economía, la aritmética tiene su gallardía y es difícil cumplir con la revolución, cuando el único deseo es tener una buena camioneta. Simplemente, tenemos ahora, un pueblo de tratantes, carentes de conciencia y que piensan con los pies en barro.


Ya el salario no es justo. Esta corroído por la inflación y es inadmisible para todo obrero. No existe un freno a la especulación y el enriquecimiento opulento de algunos funcionarios, esto, parece una verdadera corrida de toretes. Evidentemente, estoy obligado a callar por razones obvias y de seguridad ciudadana.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario VENEZUELA, ASUMIR EL RIESGO ECONOMICO.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre