Avisar de contenido inadecuado

TSJ, direcciona su fuerza fundamentalista

{
}

La Tecla Fértil
 TAGS:undefined
La miopía política nos está haciendo ver la adversidad de los acontecimientos e incluso nuestros propios errores como fallos. Los excesos ideológicos de algunos personajes en el pasado reciente les han segado el pensamiento a algunos dirigentes de base y con una ceguera espiritual quieren salir de la duda para hacernos renunciar de esa luminosidad de la luz que es la verdad, pero, otros, provocan acontecimientos que cierra el pensamiento y nos lleva a confrontar la razón para asumir decisiones que justifican, lo injustificable.
La miopía, es una costumbre ya entre los venezolanos y no podemos seguir siendo ciegos, porque, nos están juzgando con anticipación y el gobierno del presidente, Nicolás Maduro Moros nos está reprimiendo muy silenciosamente. No le demos cabida a la duda, luchemos hasta vencer.
La historiografía, es un esfuerzo colectivo, activemos los valores documentales y testimoniales para tener el honor de pregonar la libertad de la patria, América es una unidad patriótica. Somos una generación privilegiada, porque los profesores nos mandaban a investigar obras y otros poetas, Era un trabajo de investigación junto a la comunidad educativa.
Este, es un tiempo difícil, cuesta ver el futuro, pero, hay nuevos retos. Los empresarios, venden a como les da la gana. Los contratos a empleados públicos, poco dispensan una fluidez para el trabajo cotidiano, la vida política se encuentra muy desprestigiada y, es una querella en cualquier esquina. Lo que ocasiona un delito mínimo y otro de gran magnitud. Lo que se aprecia, es un mal comportamiento que incide en la estimulación de la guerra sucia. Nuestra participación debe ser activa.
La minoría privilegiada desea acabar con el pueblo y pone en peligro la estabilidad del poder político de un sector social y pierde legitimidad y al final desarticulado, porque quebranta el poder popular.
Me quedo. para mi militancia intelectual, profesional y personal con las enseñanzas indirectas, pero determinantes de Juan Nuño. Trabajo, todos los días, así se construye con trabajo el existir y la necesidad y el compromiso con Carabobo, con todos los municipios, con todos sus pueblos; con su geografía singular y con su Historia única. ¡Gracias por dejarnos esa herencia! una visión iraní del fundamentalismo.
Esta semana al tener noticias de la pérdida terrenal -que no intelectual y académica- de Don Leoncio y de Don Antonio, mi primer pensamiento no ha sido para sus obras; ni para sus premios, reconocimientos o publicaciones. Mi primer sentimiento ha sido de nostalgia y de ausencia. De nostalgia de las enseñanzas de un conjunto de hombres y mujeres que durante el último tercio del siglo XX aportaron, con generosidad y rigor, su conocimiento. En un contexto socio-político que aún no se había despegado de las impregnación del franquismo, y que tampoco se había revestido aún de comportamientos y quehaceres democráticos. El sentimiento de ausencia ha brotado al darme cuenta de la desaparición de las dos personas que me brindaron las herramientas para comprender dónde vivo, por qué, desde cuándo y porqué formo parte de esta sociedad que a veces tanto nos cuesta desentrañar.
Dícese, que la Asamblea Nacional tiene el derecho o la potestad de hacer leyes y el TSJ de moderarlas ante él país. En España, y la nombro porque estamos empecinados en Latinoamérica, más Caracas en traer a Zapatero y Aznar, además del Congreso de los Diputados, diecisiete parlamentos autonómicos de La Comunidad Internacional. Esto en cuanto a leyes propiamente dichas, ya sean orgánicas o no. Pero, vemos el desorden que hay que hasta un buen muchacho que es músico e iba a un ensayo fue agredido por la PNB nefasta y fascista que hay en el país Luego están los reglamentos que dan forma a la aplicación de esas leyes. Y, además, para colmatar el asunto y poner al ciudadano y a las empresas a levitar en el éter, están todas las ordenanzas de los más de ayuntamientos; y las directivas, reglamentos y decisi TAGS:undefinedones que nos vienen de la Unión Europea, desde la colonia y, ¿porque fallamos?
Desde hace muchos años, todavía en vida de Franco, (España), leía a los periodistas de la línea jurídica, me lamentaba en algún escrito de la cantidad de leyes que producían nuestros diputados en Cortes y que, por entonces, generaban problemas de interpretación y colisión. Qué decir, pues, del tiempo actual. Ni antes, ni ahora, he conseguido entender que una vez sentenciado un asunto tras concluir el acto judicial correspondiente fuese, sea, necesario iniciar un nuevo proceso pidiendo la "ejecución de la sentencia". Es un correr entre tribunales No he de ocultar que a efectos de asuntos jurídicos me considero un velillo e inadecuado. Pero, esto no impide que sienta extrañeza. Y mucho más si cuando la sentencia se ve, se aprecia, con claridad. Y a los meses, como si nada, no hay indiciados, ni culpables.
. Tal parece que hace falta otra comunicación de la judicatura, que explicite cómo se ha de llevar a efecto una inhabilitación. Para mí es incomprensible. Todavía hablando de autogolpes e infiltrados que desean incendiar el país

{
}
{
}

Deja tu comentario TSJ, direcciona su fuerza fundamentalista

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre