Avisar de contenido inadecuado

La traición, tiene olor a Coltán y Litio

{
}

La Tecla Fértil
 TAGS:undefined
Las imágenes de Venezuela, recorren el mundo a cada momento y la internet, redes sociales dan a conocer un oscurantismo incontrolable sobre nuestra realidad y, nadie sabe a ciencia cierta quien asume el liderazgo de estos movimientos populares. En este sentido, En efecto, las imágenes que día a día recorren el mundo, y que, se difunden a velocidades que se cuentan en segundos o minutos, -lo mismo que los mensajes y opiniones que las complementan-, son una nueva arma con la que jamás podrán contar los totalitarios, que la democratización de las tecnologías hace incontrolables, y le dicen al mundo que en Venezuela la sociedad abierta libra una guerra para derrotar el control, el pensamiento único y el oscurantismo.
La “Guerra civil del siglo XXI” es también mediática y que debe ganarse, tanto en el escenario de la calle, como en el de la opinión y para ello nada más apropiado que sus acciones se libren en los celulares, las tabletas, las laptops y las PC.
Esa guerra que es la propiedad de la sociedad civil global que, encuentra desde el conjunto de su cotidianidad, las formas de apoyarla. De modo que, si bien el escenario actual de la confrontación es el mismo en que se inició la actual fase de la guerra hace un mes y días, puede decirse que su definición más cabal es que, se trata del choque entre una defensa armada del madurismo cada vez más menguada, y una ofensiva democrática que se agiganta día a día en número y fervor.
Los chavistas se encuentran aislados por los maduristas y se encuentran neutrales, es un asunto visceral que ya lleva dos años. La convocatoria a una Constituyente es parcialmente aplicada , porque muchos no la desean. Le quitaría la soga al cuello a la Constitución Bolivariana y daría paso a abrir paso a una dictadura que no sería ni socialista y democrática, le da una armadura férrea de poder constitucional al presidente.
De todas maneras, si quisiera buscarle un símil -aunque sea lejano- a lo que día y noche veo en las calles de Caracas y de toda Venezuela, no tendría, sino que irme al Perú de los días finales de Alberto Fujimori o tal vez a lo que sucedió en Checoeslovakia, Hungría y Rumanía, cuando, masas crecientes de ciudadanos desarmados se lanzaron contra facciones superarmadas del poderoso Ejército Rojo acampado en la URSS y lo derrotaron sin disparar un tiro.
Muchos ejemplos suelen citarse para demostrar que una oposición unida y organizada puede derrotar feroces dictaduras como las de Chile y el primer Sandinismo en Nicaragua, pero yo prefiero detenerme en reflexiones de cómo el segundo ejército más poderoso de la tierra, el que sostenía el imperio comunista soviético, el Ejército Rojo, se desplomó en cuestión de días, semanas y meses arrollado por millones de ciudadanos desarmados que querían ser libres y demócratas.
Como lo quieren los cientos de miles, los millones de venezolanos que en los últimos 56 días se han lanzado a las calles, con el arma de sus convicciones, la fe de que triunfarán y la seguridad de que ganarán porque los asiste la verdad, la razón y la legalidad, que privan sobre la mentira, la violencia y la inconstitucionalidad.
Lo primero que hizo el presidente Nicolás Maduro Moros es cerrar sus oídos al movimiento popular chavista y sus seguidores, votaron a los empleados que se iniciaron con Chávez Frías. La verdad, es una experiencia desagradable y aquel movimiento de un solo bloque, se convirtió en un conmovedor desaliento.
Y no es que no supiera que los venezolanos fuimos puntales en la independencia de Suramérica por allá en el siglo XIX, o que en los 205 años de vida republicana los combates por la vida en libertad y democracia no han cesado, o, más aun, que cuando se recorre el subcontinente por los rincones más perdidos de los países más perdidos, “venezolano” es sinónimo de “llaneros de Páez”, sino que, sentirlo, vivirlo y compartirlo, es otra cosa.
Pero, si deambulas en estos días por Caracas, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, Mérida, San Cristóbal, Cumaná, Porlamar, Ciudad Bolívar y otras ciudades, la pregunta es obvia y puede oírse las 24 horas del día: ¿Pero de dónde salieron tantos muchachos, y tantas muchachas y adultos, y viejos y niños y adolescentes, de dónde, y cuando aprendieron a combatir, a luchar, avanzar, retroceder y resistir?
Y, como en todas las epopeyas y épicas, creo que solo nos toca responder: de la vida ciudadana, de las normativas del “orden” que Ortega y Gasset juzgaba “interno” y no “externo” a la sociedad y se rebela, organiza y actúa cuando agentes anómalos, antidemocráticos e inconstitucionales, intentan aplastarlo, destruirlo, barrerlo.
Nunca, por más comunistas que seamos, buscamos ser un satélite de Cuba, esto, nos ha perjudicado porque hay una razón, somos un país sin ideología.
Gajes del periodismo” dirían algunos, pero yo pienso que emana más bien de esa historicidad que, es tanto más misteriosa, en cuanto es más consciente, pensada y meditada .Y que no puede resultar sino en un imponente desorden, en el caos y la anarquía donde prospera toda revolución que, a través del monopolio de las armas, se nutre de los micropoderes que se desparraman y recogen, según el centro los usa en su beneficio.
Los saqueos que hemos presenciado en los últimos días en Guatire, Guarenas, Barquisimeto y Valencia son expresión de cómo el poder central activa los poderes locales y los expande, estira y encoge para que, en su nombre, intimiden todos los reductos de las protestas democráticas que amenazan con sitiar y tomar la fortaleza de Miraflores.
Lo mismo, el terror no siempre se ejerce desde los cuerpos formales de la represión, léase la Policía Nacional, la Guardia Nacional, el Sebón o soldados y oficiales de la FAN, sino desde organizaciones de paramilitares que llaman “colectivos” y que, cual las “Camisas Pardas” de Hitler, o las unidades de represión especializadas de la KGB de Stalin, o el G2 de los hermanos Castro de Cuba, actúan sin restricción, control y protegidas de impugnaciones y acusaciones de tribunales nacionales.
Nunca, Chávez, nos preparó para el campo de la guerra, menos a los milicianos, la FANB, jamás quiso este componente militar y solo adiestro a personas que en su mayoría tienen de cincuenta a ochenta años de edad para cumplir funciones administrativas.
Hay un control mediático de los medios desde CONATEL, el oficialismo recibe halagos y tener los medios a favor ayuda en las batallas cotidianas, pero no en el desenlace final menos aun cuando el pueblo pasa hambre y mueren los niños por falta de medicinas mientras se ve a las autoridades rodeadas de lujo. Maduro será la víctima del odio de las clases sociales y que Chávez logro sembrar en el alma venezolana, la armonía y la paz.
El presidente venezolano Nicolás Maduro se quitó la máscara democrática y anuló la Asamblea Nacional, es decir el Poder Legislativo controlado por la mayoría opositora; esas labores han pasado al oficialista Poder Judicial. Es un cambio repentino muy brusco, pero los militares le han perjudicado en la fase de comercialización de alimentos
La verdadera gente de izquierda se encuentra asombrada de lo que sucede.
El régimen está carcomido por sus propios vicios y desaciertos: mega-corrupción; autoritarismo; desinformación; medios de comunicación censurados y/o amansados; creación de milicias lideradas por maleantes; persecución, cárcel y hasta asesinatos contra los líderes opositores; vínculos con el narcotráfico; creciente inseguridad y una neo-clase dirigente (los boli-burgueses) saqueadora de su propio país, hasta pauperizarlo.
El golpe contra la Asamblea Nacional ha sido condenado por las fuerzas democráticas continentales. En Estados Unidos los senadores de origen cubano, Marco Rubio (republicano, como el presidente Trump) y Robert Menéndez (demócrata) firmaron un comunicado conjunto diciendo: “La democracia venezolana llevaba cojeando años, pero la decisión de cerrar el cuerpo legislativo del país confirma nuestros peores temores: Maduro es un dictador trastornado que ha desmantelado la democracia en su país sistemáticamente”.
Mario Silva, perdió las elecciones en Carabobo, porque algunos coordinadores del CNE permitieron que se voltearan las papeletas para que votasen por el pollo Salas Feo y Edgardo Parra, quien le dio varias hectáreas de terreno municipal a los protestantes en zonas de seguridad militar y aeroportuaria para levantar sus templos y, sabemos que los evangélicos colombianos en su pastorado apoyan a Uribe, en cualquier gestión de Estado, pero, Santos y Uribe es el mismo fotograma y la solución de Venezuela pasa por Colombia, quien ya retiro su embajador y, en las próximas horas lo harán otros países, que manifestaron retirarle al presidente Mauro, cualquier apoyo diplomático. Es decir, pasamos a una fase de aislamiento internacional.
Hay traición a la patria, a todos los niveles, tanto opositor, como oficialista
En febrero Donald Trump se reunió con Lilian Tintori, esposa del preso político Leopoldo López, aparecieron sonrientes en una foto en la que el presidente Trump mostraba el pulgar en alto, en un tuiter pidió la liberación de López y luego dijo “Venezuela no está sola”, o lo que es lo mismo: Maduro está solo. Sus amigos del ala roja del derrotado partido demócrata, es decir Hillary Clinton y los ex presidentes Obama y Jimmy Carter mirarán desde hoy hacia otro lado, como hacia otro lado miraron los demócratas cuando el gobierno del republicano George W. Bush, en 1989, ordenó a las tropas invadir Panamá para terminar con la dictadura del general Manuel Antonio Noriega. Claro que eso comenzó con la declaración del Estado de Guerra de Panamá contra Estados Unidos, algo que solo se le antojaría a un “dictador trastornado”, y Maduro acaba de expresar unas palabras fuertes contra Trump, lo es. Esto es solo cuestión de tiempo.
El entorno de los grandes países, quizás con la excepción de Colombia (que en un sorprendente giro, ha visto como Juan Manuel Santos es el nuevo principal valedor de las gestiones de diálogo del ex premier de España José Luis Zapatero, ex jefe de Estado español, al que el informe de Almagro hace una referencia específica, porque finalmente la propia OEA avaló sus gestiones) está claramente a favor de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. Pero, Maduro lo tiene como nuestro consejero en la mesa de diálogo. Que absurdo.
Otros países que antes estaban en la órbita del chavismo, como Ecuador, enfrentan sus propios y complejos procesos internos. Y en Uruguay, donde anteriormente el Gobierno jugaba a la ambigüedad para satisfacer a sus sectores más izquierdistas de la coalición en el poder, el Frente Amplio, como un todo, se desmarcó, recientemente, del régimen venezolano.
Dimos petróleo y, ahora perdimos todo. Gracias a los bolis burgueses que ahora atacan a la fiscal, Ahora los militares preparan un plan siniestro contra los manifestantes, los tontos que nunca han estado en guerra, destruyen a nuestro presidente Nicolás Maduro Moros y abona el terreno para una invasión multifactorial como sucedió en Libia y otros Estados, Mordieron el falso positivo, desde un cumbanche cualquiera que idiotez. Raúl Castro y Ramiro Valdés Menéndez no pueden ceder más, están comprometidos en el esequibo con los ingleses y los ingleses manejan a los norteamericanos, en consecuencia, estamos en manos de Trump y Trump negocia con Putin algunas empresas y construir varias torres en Argentina, Brasil y Cuba y dejar sola a Obredeht
Después, viene Bolivia.

{
}
{
}

Deja tu comentario La traición, tiene olor a Coltán y Litio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre