Avisar de contenido inadecuado

Tortolas, atardecer en los andes

{
}

Tortolas, atardecer en los andes


Trato de reconstruir mis ideas con una contextualización histórica de mi pasado y, al mismo tiempo reflejar mi vida espiritual, constituyo una expresión de un camino que regresó a su punto de origen, El Vigía. Entiendo que esta matriz  teórica confundió el desarrollo permutable de mi carácter como hombre y Ser de vivencias reales. Nunca he sido un impostor, se que me presento como un esfuerzo permanente de una abstracción y de una realidad, por eso, siempre busco plantearme la necesidad de elevarme para interpretar mis datos fatuales. Pero, estos datos deben ser validados en la propia práctica porque siempre uno la teoría con la praxis.

Siempre he replicado algunos pensamientos. Ellos, siempre han marcado mis etapas históricas y constituyen el eje primordial de mi debate. Es que, soy crítico en todas las formas de mi vida y ella tiene un proceso natural de evolución.  Me gusta mi profesión de filósofo y periodista y, pase mucho tiempo en la redacción de los periódicos aprendiendo manejar el lenguaje escrito y el discurso político, el cual estudié durante un año dictado por el profesor Eric Landowaki, profesor del Centre National de la Recherche Scientifique. EHESS. Francia. Luego  estudié metafísica y parasicología durante dos años en el transcurso de mi especialización. He dado un vuelco en el análisis de la palabra y discrepo de algunas afirmaciones sobre las tendencias psicofísicas del hombre, colocado en un ambiente natural de experimentación.

Mi madre me mandó a la Iglesia muy joven con un ejemplar de La Biblia y de la otra mano tomé El Corán.

No tengo vicios porque causan infortunios, tengo un reloj que marcó mi hora funesta, tengo incógnitas que son clave para el proceso de mi memoria y aprendizaje. La normalidad no tiene ningún valor. Lo cierto que lo normal tiene valor cero. Me estoy levantando de una caída, pero las tinajas no se rompieron y el agua sigue fluyendo y adaptándose a la forma que la contiene. El amor arrasa con todo lo que creemos ya establecido.

Creo en las descripciones de las imágenes frente al espejo. Son secuencias de nuestras realidades  para expresar que somos hojas que boletean sus sueños. Quienes no mostraron su confianza hacia mí desperdigaron sus pasiones en el torrente de la vida, jamás caeré en el torbellino de las mentiras y acusaciones. A pesar de las cabriolas siempre mantendré el equilibrio emocional para volar alto como el águila y estremecer los lados oscuros de la vida, por eso la soga algunas veces se hace tensa y todos somos recompensados.

Siempre estaremos rodeados de enemigos, hay grupos morbosos que solo desean nuestra decepción ante la experiencia y la vida, por parte de ellos nunca existirá una sinceridad en su pensamiento y organización sociopolítica. La vida es un continuo luchar hasta que lleguemos a la eternidad

{
}
{
}

Comentarios Tortolas, atardecer en los andes

me gusta tu estilo emiro  todo esto lo entiendo menos la politica pero a veces algo de eso si lo capto tambien  me gusta la cultura  por que creo que es la sustancia de un cocido que si la elaboramos nos puede hacer libres

Deja tu comentario Tortolas, atardecer en los andes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre