Avisar de contenido inadecuado

El terrorismo desde la Asamblea nacional

{
}

Aventis
 TAGS:undefined
El presidente Nicolás Maduro Moros, en una oportunidad planteo que Argentina, Brasil y Paraguay, constituían una triple alianza de la derecha para mostrar su mano golpista, pero, ahora se agregan Colombia y Perú con sus planes golpistas y destabilización territorial, quebrantando aún más la situación de bloqueo político y financiero hacia nuestra realidad geopolítica y se busca una debida coordinación para clasificarnos en crisis humanitaria. Los países, anteriormente nombrados desean allanar las vías de acceso político hacia Europa y cerrar con el Fondo Monetario Internacional y Banco Interamericano cualquier oportunidad de abrigar un crecimiento económico, buscan colapsarnos a nivel mundial.
Estos países, al caer en manos del derechismo, quieren detener las nuevas formas de integración y su respectivo funcionamiento. Hay fuertes contradicciones y polarizaciones en el péndulo político regional y el Área Andina no comparte el proyecto ideológico neosocialista del llamado Socialismo del Siglo XXI.
Desde hace un tiempo, Diosdado Cabello, Aristóbulo Isturiz y Pedro Carreño, vienen recorriendo el país en actos de apoyo al presidente Maduro y, reuniéndose con las cúpulas chavistas para dejarle el mensaje del presidente Chávez., a la vez, expresarles a las fuerzas de la coalición su razón de ser, entre las fuerzas del chavismo. Es una cuestión de resistencia política, a costa de lo que sea, debido a que el Capitalismo americano busca dominar los principios de derecho de cada persona a la vida, libertad y la búsqueda de la felicidad. La guerra, es la expresión directa del capitalismo y causa en la ciudadanía, dolor humano, destrucción de patrimonios, traumas, lesiones y marcas de por vida. La violencia es ejercida como rutina con sus secuelas psicológicas, de allí, se desprende la mutilación del individuo como integrante de la vida social.
Hay videos, donde observamos a menores que han sometido a ataques químicos. En Venezuela, observamos como jóvenes buscan quemar ciudades con tanques de gasolina encachadas a camiones de distribución. Las guerras han estado presentes desde tiempos ancestrales; prácticamente todos los grandes imperios de la historia se construyeron basados en conquistas y batallas militares que implicaban muertes y saqueos injustos y se ha mantenido como una constante en mayor o menor medida hasta nuestros días. Se cree que el último año en el que el mundo entero estuvo “en paz” fue el 597 D. C.
Conquistas territoriales, conflictos diplomáticos y políticos, diferencias ideológicas entre gobernantes, revoluciones contra monarquías, cruzadas religiosas, independencias coloniales, enfrentamientos económicos… Las razones para iniciar una guerra han variado infinitamente y pueden llegar a ser tan absurdas como el lector lo quiera imaginar; un ejemplo muy ilustrativo es la famosa “guerra de los pasteles” que según la leyenda tuvo lugar debido a que soldados mexicanos se negaron a pagar la cuenta en una pastelería francesa.
Solo existe un común denominador entre todas las guerras de la historia: absolutamente todas son decretadas por personas con poder y al frente de un Estado, imperio o monarquía y que en teoría deben representar a los intereses de sus gobernados. Las guerras siempre implican subordinación obligada de los involucrados hacia decisiones “oficialistas” e importa poco si como individuo, ya sea civil o militar, se esté de acuerdo o no con las razones y los métodos utilizados para enfrentar dichos conflictos.
Jamás ha existido una guerra entre individuos, a esas se les llama de otras maneras: pugna, rencilla, pelea, discusión, altercado o enfrentamiento, pero nunca “guerra”. Esta palabra implica mucho más: destrucción, muerte y miseria.
Hoy en día las guerras siguen siendo una dolorosa realidad, y gracias a las tecnologías y canales de comunicación a los que tenemos acceso podemos enterarnos de lo que ocurre y sensibilizarnos mucho más de lo que podían hacerlo nuestros antepasados en cualquier época de la historia.
Todo esto viene a cuento porque es un buen momento para hacer una reflexión seria al respecto, que, si bien puede resultar algo idealista, resulta imperantemente necesaria para entender cuál es el problema de raíz con las guerras.
Algunos economistas, historiadores y opinologos se atreven a culpar al “malvado capitalismo” por las guerras del mundo bajo la premisa de que son un buen negocio para las empresas armamentistas, e incluso llegan a afirmar que las guerras son necesarias para mantener un cierto orden mundial y algún nivel de control poblacional.
Esta teoría carece de sustento histórico por las mismas razones que hemos expuestos previamente. Este método, como se conoce hoy en día genéricamente a la combinación de políticas de libre mercado con los avances de la revolución industrial y tecnológica de nuestros tiempos, es un fenómeno que no tiene más de 200 años, sin embargo, las guerras han estado ahí desde siempre.
Por otro lado, lo contrario a la guerra no es otra cosa más que la cooperación voluntaria a la que solo se puede acceder plenamente en un Estado de derecho liberal. En un proceso genuino de libre mercado (sin intervención estatal) se necesitaría que ambas partes involucradas llegaran a acuerdos de mutua conveniencia para poder prosperar, y eso no tiene nada que ver con bombardear o aniquilar a terceros.
La verdadera causa de fondo de todas las guerras en el mundo tiene un nombre y hay que decirla claro y fuerte: ESTATISMO, o el gran poder del que gozan los gobiernos del mundo.
Son los Estados quienes tienen el poder de decidir si miles de hombres van a la guerra o se quedan en casa a disfrutar de un fin de semana en familia; son los estados quienes deciden si es prudente soltar una bomba en un hospital o si es mejor destinar los recursos que posee gracias a sus gobernados para construir uno nuevo.
Habrá quien pueda argumentar que esto es verdad, pero que al final las políticas estatales obedecen a los grandes “intereses capitales” de algunos privados, y puede que estén en lo cierto, pero en ese caso la premisa sigue siendo la misma: es la existencia de un Estado omnipotente la razón de fondo para que estas atrocidades sigan sucediendo.
El pedazo de tierra en el que nacemos no debería condicionarnos a odiar a otros que no nacieron en el mismo lugar, como tampoco debería poder limitar nuestras posibilidades de establecer relaciones comerciales, sociales ni de ningún tipo.
Dejemos de confiar tanto en políticos como si realmente ellos pudieran entender lo que sentimos y lo que queremos desde la parte trasera de lujosos aviones presidenciales mientras hay gente que vive con la incertidumbre de no saber si va a poder comer o no ese día. Las consecuencias de no hacerlo pueden ser desastrosas, y es que cuando los más empoderados deciden ir a guerra son los inocentes y civiles quienes terminan muriendo.
Entonces, nos preguntamos, ¿Qué hacen libres, algunos dirigentes opositores? El problema de fondo, no solo en Venezuela sino en la mayor parte del mundo, es lo popular que es hoy la negación de la realidad. Si la realidad no fuera impopular, no sería popular el socialismo en ninguna de sus vertientes.

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El terrorismo desde la Asamblea nacional

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre