Avisar de contenido inadecuado

Paris, rejuvenece al mundo europeo, tras actitud de Macron

{
}

El Reportero del Pueblo.
 TAGS:undefined
Paris, la ciudad luz, asume el riesgo de dinamizarse, viendo a Europa y seguir con la tradición francesa de dar narrativas apropiadas para controlar el mercado de la construcción y del automóvil. Aunque, es un viejo programa de inversiones, cuando el Reino Unido se interesó en vender sus patentes de una manera parcial para presionar a Estados Unidos de Norteamérica para que actué sobre el mundo hispano y suramericano.
Para Macron, que llegó al poder con la bandera del liberalismo y la globalización, se trataba de aprovechar el impulso de Francia tras su victoria electoral el mayo ante Marine Le Pen, candidata del repliegue proteccionista y el rechazo a la globalización.
Los primeros pasos de Macron en el poder han confirmado los augurios: la reforma laboral, que facilita la contratación y el despido, la rebaja del impuesto sobre las sociedades o la supresión parcial del impuesto sobre las fortunas, la mayoría medidas deben contribuir a hacer Francia más atractiva a los inversores.
La incertidumbre, desde septiembre, sobre el nuevo gobierno en Alemania, y los efectos de la salida de la UE para la economía británica subrayan por contraste la estabilidad de la Francia de Macron. A esto se añade una recuperación económica ya palpable, tras años de estancamiento y de una tendencia a despreciar el potencial económico de este país. Y, sobre todo, la propia habilidad del presidente francés —antes que jefe de Estado fue ministro de Economía, y aun antes, banquero de inversión— para vender la marca Francia.
Sin el contexto europeo y global, difícilmente el ministro de Economía y Finanzas, el conservador Bruno Le Maire, podría haber afirmado, como hizo días atrás, que "desde la elección de Emmanuel Macron, sí, Francia vuelve a arrancar".
El debate en París es si Macron debe aprovechar el crecimiento económico para imponer reformas aplazadas durante décadas, o si la buena coyuntura con Alemania, decida a ocupar el centro del tablero internacional, abre juego. Tras un inicio de mandato de intensa actividad diplomática que incluyó reuniones con Donald Trump y Vladímir Putin, y días antes de una cumbre en París con los líderes de Alemania, Italia y España, el presidente francés viene ejecutando viajes de tres días por Europa central y oriental de una manera constante. Lleva un mensaje europeísta: el relanzamiento de la construcción europea tras años de repliegue. Y otro muy francés: la protección de los estándares laborales autóctonos frente a la llegada de trabajadores temporales de otros socios del club.
Nada se parece tanto a un presidente francés como otro presidente francés. Más allá de la voluntad de imponer un giro liberal a la política de su país y de las declaraciones en favor de la integración de la UE, Macron regresa a los temas que han preocupado a sus antecesores en el Elíseo y a la sociedad francesa.
Hace una década adquirió relevancia la figura del fontanero polaco, en el que muchos franceses proyectaban los miedos que entrañaba la ampliación de la UE. Desde hace unos años, la batalla sobre el lugar de Francia en Europa se proyecta en oscuras directivas de las corporaciones alemanas e italianas.
Todo viene adoptándose desde 1996. La directiva regula la actividad de los trabajadores desplazados temporalmente de un país a otro. El sector en el que es más habitual esta práctica es el de la construcción.
: El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se viene reuniendo este con el jefe del Estado francés, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Angela Merkel, y Paolo Gentiloni, para impulsar los mecanismos de cooperación europea contra el terrorismo y contra la inmigración ilegal y la trata de personas. La reunión cuatripratita estaba prevista desde hace tiempo y en su agenda se incluía ya la lucha contra el terrorismo yihadista, pero este asunto ha cobrado relevancia después de los atentados en Cataluña.
Emmanuel Macron puso ayer en escena, en la Universidad de la Sorbona, su aspiración al liderazgo continental, al proponer «refundar Europa» y reforzar los pilares de su soberanía global, unidad y democracia, cuando los populismos y nacionalismos -subrayó al terminar su discurso- son una amenaza continental.

En un tono ultra solemne, con referencias recurrentes a los «demonios» más peligrosos de Europa, el presidente francés comenzó afirmando que los grandes desafíos de nuestro tiempo, la seguridad, las grandes migraciones, el desarrollo durable, el cambio climático, la revolución digital y la regulación de la economía mundial, exigen una respuesta común de los pueblos y Estados europeos, para defender su integridad, unidad y democracia.
La democratización de Europa, para hacerla más atractiva a los pueblos, ha estado en los programas electorales de casi todos los partidos continentales durante las campañas de las elecciones directas al Parlamento Europeo desde hace muchos años. Macron estima que dos iniciativas personales pueden relanzar tal ambición: convocar convenciones democráticas en todos los países de la UE que deseen progresar en un proyecto común, y reforzar el Parlamento Europeo a través de las listas transnacionales. El presidente francés avanza otra sugerencia mucho más novedosa y personal: utilizar los 73 escaños de eurodiputados del Reino Unido para crear el embrión de un parlamento de la zona euro.
Francia está de vuelta en el corazón de Europa”, aseguró Macron en inglés, durante un esperado discurso, en el que dijo que seguiría en la senda de las reformas y que no tiene miedo de arriesgarse.
El presidente de Francia, además, abogó por proteger a los olvidados de la globalización y, como había hecho antes la canciller alemana, Angela Merkel, criticó a los partidos nacionalistas que ven como única solución el aislacionismo, se mostró a favor de promover la “competitividad y la innovación” a través de la educación y avisó de que no hay progreso quedándose fuera de la globalización.
“Luché contra partidos nacionalistas que inyectaban muchos miedos”, recordó el presidente francés, quien entendió que muchos votantes se inclinasen por la ultraderecha porque los gobiernos previos tuvieron resultados “muy malos” en ámbitos como el empleo.
El mandatario, de 40 años , incidió en su agenda preeuropea y aseveró que “Francia no tendrá éxito si Europa no lo tiene”.
“Vamos a rediseñar nuestra estrategia (europea) de aquí a diez años. Tenemos una responsabilidad frente a China y Estados Unidos”, afirmó el presidente francés, quien defendió los valores de libertad y derechos humanos de Europa frente a potencias como China.
Según el jefe de Estado, no basta con el crecimiento económico, porque este ha dejado fuera a muchas personas, sino que ha de ser la búsqueda del “bien común”, como la salud o la educación, la que guíe a los gobiernos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Paris, rejuvenece al mundo europeo, tras actitud de Macron

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre