Avisar de contenido inadecuado

Miguel, un dirigente del nuevo modelo Sao Pablista

{
}

El Reportero del Pueblo
 TAGS:undefined
Canel, debe enfrentarse a sí mismo para fortalecerse y crecer entre la población cubana, porque constituye el delfín de Raúl Castro, pero, personalmente su docilidad y trabajo le avalo para ocupar la primacía en coordinar de aquí en adelante, todo el destape del movimiento ideológico cubano.
En esto, el gobierno fidelista viene fracasando, como sucede con la escuela de cuadros y falló, lo digo por el caso de Venezuela, donde la juventud preparada en La Habana mediante el Frente Francisco de Miranda huyó del país en este trimestre hacia países del entorno y, por el otro lado, su desempeño en las oficinas institucionales ha sido muy mediocres.
Más bien, hay un grupo nutrido del modelo castrista que desea abrirse hacia una democracia más abierta y puntualizada.
La democracia en América Latina ha sufrido de amargos percances, desde que el Foro de Sao Pablo en 1990 a través de un conjunto de movimientos y organizaciones trataron de quebrantar las luchas democráticas de los pueblos y establecer un nuevo lineamiento, desde el punto de vista de la izquierda. Esta estructura totalitaria y caudillista, vienen destruyendo comunidades bajo socavación de algunos principios éticos ya que, se impusieron idealistas de izquierda que solo deseaban perpetuarse en el poder.
El indicado foro surge a instancias del propio líder Fidel Castro y el proyecto de socavación de la democracia para imponer a los pueblos de América Latina dictaduras de izquierda neo marxistas-leninistas, solapadas con máscaras de democracias ficticias, allí acordado, se basó en las teorías del filósofo izquierdista alemán radicado en México, Heinz Dieterich Steffan, autor de la obra “El Socialismo del Siglo XXI”
Ya para el 1999 las izquierdas radicalizadas obtuvieron su primera toma del poder con Hugo Chávez en Venezuela, quien estuvo en poder catorce años hasta su muerte el marzo 5 del 2013, siendo sucedido desde ese año por Nicolás Maduro, todavía hoy en el poder.
El maquiavélico plan tiene como base varios elementos en los cuales vale destacar algunos de ellos. Primeramente, los extremistas de izquierda concurren a procesos electorales democráticos al amparo de un discurso populista, lleno de atractivas promesas de justicia social y progreso que a la larga jamás cumplen.
Esta socavación de la democracia la estamos viendo desde hace un tiempo en algunos países de América Latina, cada cual con sus características propias y en diferentes estados de intensidad y desarrollo. Así lo hemos visto en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, en Ecuador bajo Rafael Correa, en Brasil bajo Lula da Silva y Dilma Ruseff y en Argentina bajo Cristina Fernández. En algunos han tenido éxito para, desgracias de sus respectivos pueblos, como en Venezuela, Nicaragua y Bolivia. En otros han fracasado, como en Argentina y Brasil, pero quedan latentes, operando su maldad agazapados dentro del sistema, en espera de una nueva oportunidad.
Esta es una amenaza real a la libertad, el bienestar y el progreso de los pueblos de la América Latina.
En estos gobiernos de tendencia comunista el valor del dinero ha perdido su respectivo valor y, necesariamente deben ir a una unificación del dólar y darle fuerza, en nuestro caso, al bolívar fuerte por la hiperinflación que estamos viviendo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Miguel, un dirigente del nuevo modelo Sao Pablista

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre