Avisar de contenido inadecuado

Maduro y Trump, le ganaron al devenir

{
}

Fusión
 TAGS:undefined
Nunca debemos llorar, menos sollozar los recuerdos son importantes. Siempre pensé que Donald Trump sería presidente, las burbujas financieras funcionaron en él y aprendió de la historia, nunca quiso repetir algún escenario, se debe invertir para ganar. Pobreza con pobreza trae ruina física y espiritual.
Tengo en la memoria, recuerdos. Leo mucha historia, no dudo en nada, esto, me permite ganar y ser especial. Este año 2017, me veo obligado, salir en campaña y, llegará el momento en que solo existirá un recuerdo para quienes me conocieron. Es menester hacer evaluaciones, constituye una disciplina diaria, la noche es solo para requerir sueño y ser presente.
Es una batalla, jamás me gusto ser pobre y eso, lo aprendí en primer lugar de Carlos Andrés Pérez y luego del Comandante Hugo Chávez Frías. Jesús, mi Dios es celoso, me llamaría la atención, tengo un buen grupo de poesías, experiencia redaccional y es una petición del existir hindú.
Hay una realidad, no esperada. Donald Trump triunfó y los sueños del 2017 explicaran lo que somos, dejemos los sofocos atrás y tengamos paciencia y apiñonemos la esperanza en nuestros valores y virtudes. Ya somos libres del yugo pasado.
Los años pasan escribo con la zurda, ya no soy tan corpulento. Solo redacto lo que pasa y es mi conciencia. Para que, pensar en intimidades, el río está muy lejos y la fuerza para llorar es poca. Es necesario reírse y no hablar mal en esta época, ya paso navidad y año nuevo. Es una pelea, sin combate, ya lo dijo Ignacio Ramonet., Hay que tener valor para ser un gran batallador. Lo hermoso es tener un vuelo práctico, me gusta las nociones de la literatura victoriana, desde hace doce años escribo poesía y relatos, redacto noticias y columnas, tengo una carbonera que prende luces y, en cualquier extremo del comedor, tomo un bolígrafo y escribo, poco a poco aparecen las letras. La verdad, me fue bien los talleres sobre la obra de Mario Vargas Llosa y esto, me valió para que el profesor Arroyo Álvarez y su comitiva me aceptara en la Asociación de Escritores de Venezuela.
Tenemos, la vida por delante, resido en una ciudad mágica, decidí acogerla con los brazos abiertos. Hacia el norte se encuentran los salones musicales y cafés, cadenas de mercados. Al centro, la aristocracia industrial y sus viejas casonas y al Sur, el pentagrama del existir. Así es Valencia, una ciudad empresarial que se extravió en pobreza, miseria y mecanicistas.
Leo a Maduro Nicolás en Ignacio Ramonet y Donald Trump. Siempre me ha gustado conocerme y querer existir para visualizar el futuro. Además el ser humano nació para ser feliz y no disimular su postura ante los demás, aunque los criterios no avergüenzan y, a nadie le interesa. Lo importante es saber controlar nuestros sentimientos, porque un mal paso tiene sus consecuencias.
Naturalmente, me gusta ser burgués como Donald Trump, mi mamá me compraba zapatos Pepito y ropa de niños de la mejor marca, muy elegantes. Siempre le daba un beso de despedida en el rostro y pasaba mi dedo por sus labios, luego a descansar.
Eso, lo aprendí de mi tio político Juan Leones Bello, quien me enseño a tener disciplina fiscal desde pequeño, era un viejo militar de la armada que junto a papá tuvieron la suerte de encontrarse con dos hermanas, hijas de españoles que se asentaron en San Esteban, pueblo, y fundaron la hacienda Las Clavellinas de café y naranjas.
Algunas veces, la vida nos da sorpresas y el triunfo de Donald Trump me estremeció y llegó el momento de las grandes decisiones financieras, somos una silueta hacia la nada, el silencio es absoluto. Mi esposa, Thais se desprendió a su mundo, aquella tarde incandescente, sus pupilas ya empañadas en lágrimas y los cortinajes se cerraban, su figura, sin rostro se despedía y aquella escena se fue y era fuerte que no asistí a su funeral, no quería verla en el ataúd, ese fue un pacto que hice con Juan Manuel, un pariente cercano que partió, siendo muy joven de no asistir a memoriales,
Uno, pierde la imaginación, pero hay una realidad, Trump le gano a una Hillary fortalecida y Nicolás Maduro a una oposición bullera y engañosa con el pueblo que siempre ha pactado con los demonios para destruir las ciudades y pedir a cambio, la muerte de inocentes.
La MUD, siempre ha sido un cascarón vacío, porque quien dirige sus políticas es el mismo Psuv.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Maduro y Trump, le ganaron al devenir

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre