Avisar de contenido inadecuado

Maduro es conjurado por la bota militar, nuevo poder latino y en Venezuela

{
}

Asidero TAGS:undefined
La reacción imperialista a nivel global, no se hace esperar y despliega todo su poder táctico para sobrepasar con creces, cualquier formalismo institucional de la izquierda que se vale del Estado Delictivo para imponerse, como poder de control. Es decir, aprovecha al máximo, la nueva correlación de fuerzas en el plano del consenso y de lo institucional para avanzar en los hechos, mucho más allá de lo fáctico.
Con su sentido traicionero y el consenso obviamente de las mayorías, buscará profundizar sus estrategias para lograr que la democracia, siempre tendrá un sentido imperialista y que, la dominación oligárquica, se da tanto para la izquierda, como la derecha.
Quien no vea esto ignora todo de la naturaleza del Imperialismo, en sus dos caras. Mao Zedong de líder popular y carismático luchador social, en su madurez fue un burgués, amante de la buena vida, todos pasaron por ese hilo, menos Ernesto Guevara de La Serna, siempre fue, lo que fue.
Si es por el análisis de los resultados electorales, tenemos que en Argentina Macri ganó ajustadamente el balotaje, y la victoria del kirchnerismo en la primera vuelta aseguró una proporción importante de representación parlamentaria, aunque resignó la provincia de Buenos Aires; y tenemos que en Venezuela ganó la oposición y obtuvo un impacto institucional muy fuerte en la Asamblea Nacional, pero el Partido Socialista Unido de Venezuela sigue siendo, como fuerza unitaria, la fuerza más compacta, con mayor poder de movilización y con mayor caudal electoral propio (y más aún si tenemos en cuenta que una proporción importante de la base chavista no se movilizó a votar), y sigue poseyendo el Poder Ejecutivo no sólo nacional sino de la mayoría de los Estados federales y municipios.
Pero, aunque pueda parecer sorprendente, la mayoría de la intelectualidad de izquierda y progresista se encuentra entre los que, una y otra vez, pecan de ingenuidad cuando se trata de justipreciar el poder y las capacidades de Imperio. Pasó en el caso de Libia y de las primaveras árabes (coyunturas en las cuales la izquierda se sumó entusiasta a estos fenómenos "democráticos" que no eran otra cosa que manipulación imperialista), pasa hoy en el caso de Siria, y pasa hoy en el caso de Argentina y Venezuela. El argentino Claudio Katz es un ejemplo de estas taras que yo llamaría -por hacerlo de alguna manera- "democratistas", o "ultrapacifistas", porque en la ecuación entre consenso y poder fáctico el segundo elemento no existe o casi no existe, sea tanto para evaluar el poder del enemigo como para proyectar las potencialidades del campo del pueblo.
Entonces tenemos que, por ejemplo, mientras Katz al mismo tiempo que, hoy, escribe impetuosamente contra el autoritarismo de Macri, antes del balotaje había sostenido la posición abstencionista del voto en blanco o no voto, y no lo hizo, por supuesto, desde un ejército político, revolucionario, pronto a la toma o acceso al poder, sino estrictamente desde un electoralismo inútil, o útil a lo peor, ya que el voto en blanco o la abstención fue uno de los elementos que hizo su aporte en facilitar que el Pentágono y la CIA se hiciera con el Poder Ejecutivo en Argentina de manera directa y, a la vez, acumulara autoridad política para hacer precisamente lo que hoy está haciendo, que no resulta nada sorprendente, aunque Katz no la haya visto ni cuadrada. Recordemos algunos de los "lúcidos" párrafos del mismo Katz, escritos enseguida de la victoria de Macri en el balotaje: "con este reducido margen de favoritismo la coalición derechista tendrá poco sustento para implementar el ajuste. Necesitará mucha muñeca para concretar el atropello que sucederá a la devaluación. (...) La arremetida conservadora tampoco cuenta con cimientos políticos sólidos".
Nicolás Maduro Moros, siempre humilde al lado de Chávez giró todo el poder económico a su favor, quebrantando nuestra economía y llevándonos al quiebre, pero algunos pactos se cumplen, pero, los asesores lo llevaron a disminuir los salarios por contratación colectiva para empobrecer la clase media venezolana. Y a los humildes.
Hay un desbordamiento cíclico de la conflictividad y crisis política y, los márgenes de favoritismo hacia los presidentes y candidatos progresistas se estrechan y, por ello, tarde o temprano iremos a una coalición sin el madurismo. Los militares tendrán que ir a cumplir sus deberes de seguridad y protección a la patria y dejaran de ser neoliberales y mercantilistas, abusaron de la confianza que les dio el presidente Chávez Frías y conjuran cada día al presidente Maduro, aislándolo cada día más.
Está claro que la intervención militar de los EEUU se producirá de una forma o de otra si recia fuera la resistencia de los pueblos al saqueo imperialista, o si algunas naciones se escaparan del redil yanqui y coquetearan con otras poderosas naciones emergentes (¿algo de esto sucedió?). Sea como sea, se hubiera producido, y Estados Unidos hubiera tenido argumentos, por supuesto artificiosos, para justificarse. Es lo que hace siempre. ¿O no explicaba Bush la necesidad moral de que EEUU interviniera en Afganistán y en Irak, con absolutas mentiras difamadoras? Pero en su momento ¿cuántos estúpidos le creyeron al presidente de los EEUU que surgió a partir del fraude electoral en La Florida? Hoy EEUU tendrá argumentos que serán menos artificiosos y más reales. Dirá: "Macri ganó las elecciones, es el pueblo argentino el que nos pide ayuda". Dirá: "Maduro no acepta el resultado de las elecciones; debemos hacernos presentes para garantizar la democracia".
Tanto en Argentina como en Venezuela, los kirchneristas y los chavistas para los EEUU siempre fueron "antidemocráticos" más allá de cualquier resultado electoral. Esto es así porque estas dos expresiones políticas, independientemente de la mayor o menor radicalidad clasista de sus medidas de gobierno, se plantearon niveles de autonomía inaceptables para los EEUU. Si kirchneristas y chavistas ganaban las elecciones, EEUU habría dicho -con su coro de marionetas- que había habido fraude, como de hecho lo hicieron siempre que los resultados no fueron favorables al cipayaje. Pero hoy los kirchneristas y los chavistas fueron derrotados. Indudablemente que esto fortalece la posición de los EEUU para hacer lo que siempre hicieron: saquear países, robarles su riqueza, explotarlos sin misericordia. Así es un Imperio. Esto lo entiendo mejor un adolescente que juega al "Age of Empires" (un juego de estrategia para PC) que un izquierdista mareado por su dogmatismo, su vanidad y su aburguesamiento.
¿qué hacen tantos maduristas- chavistas aburguesados en EEUU y no lo ponen presos? Hay acuerdos ocultos, bajo las sombras para captar las operaciones de las transnacionales y corporaciones. Aquí, nadie es inocente.
Escrito por Emiro Vera Suárez, Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en El Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, columnista del Aragüeño y coordinador cultural de los diarios La Calle

{
}
{
}

Deja tu comentario Maduro es conjurado por la bota militar, nuevo poder latino y en Venezuela

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre