Avisar de contenido inadecuado

Macron y su silencio al Oriente y buscar un puesto en Guayaquil

{
}

El Reportero del Pueblo
 TAGS:undefined
El objetivo trascendental de Norteamérica es crear quinta columnas en Suramérica y controlar territorios, avasallados por fuerzas civiles y militares, en este sentido, los migrantes venezolanos serían una base para fortalecerse y encriptarse en el Perú y Ecuador. La idea es detener a los presidentes latinos que incluyen a Cristina Fernández y Rafael Correa, ya pesa una condena en Lula y, solo se espera defenestrar del poder al presidente Maduro para eliminar toda tendencia de izquierda en el Cono Sur. Esta es una violación del derecho internacional, la diplomacia, y la institucionalidad democrática,
Hay una justificación pública a nivel internacional y, es la lucha contra el narcotráfico. Pero, la pregunta para los investigadores jurídicos es porque ahora. Esto, viene desde el Plan Colombia y Balboa, sin olvidar El Cóndor. Pero, es ahora, cuando las distintas misiones vienen uniéndose para consolidar una sola plataforma que tiene su razón en los favores políticos. De esta manera vienen justificando su presencia en la zona., ya que con los diálogos de Paz no podrán seguir operando como la han hecho durante casi dos décadas.
La respuesta es que luchar contra el narcotráfico no es su prioridad o se dedicarían a combatirlo en su propio territorio. Su objetivo, como imperio basado en el poder bélico, es incrementar la presencia militar en la región con el fin de asegurar sus ‘intereses hemisféricos’; consolidar, a través de favores políticos, un bloque regional en contra de Venezuela; y justificar su permanencia en la zona.
Joseph Disalvo, subcomandante del Comando del Sur, en una oportunidad expresó “debemos pensar en una estrategia nueva que más que un Plan Colombia sea un plan Sudamérica, donde todo el mundo pueda combinar sus esfuerzos y así luchar contra esto (narcotráfico).”
Este Plan Sudamérica de carácter neocolonial demuestra que para ellos este es su continente y América Latina su ‘colonia’. Para lograr el cometido, manipulan las débiles políticas de seguridad nacional y se aprovechan del entreguismo de los gobiernos actuales de la región. Y es así que la renovada presencia militar no pone en riesgo a un solo país, sino la soberanía y futuro de toda América Latina.
Por lo menos en nuestro país, se cometió un grave error al dejar a nuestros militares custodiando alimentos y obviar su naturaleza. Esto sería una renovada fase de injerencia directa e indirecta sobre las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y soberanía nacional.
Sin duda, Estados Unidos quiere ser un “buen socio” para el gobierno de Lenin Moreno, ya que su “compromiso es dar seguridad a Ecuador” y cooperar con las instituciones del Estado relacionadas a la seguridad nacional. La cooperación ofertada incluye brindar capacitación, inteligencia, intercambio de información y acceso a colegios militares, donde oficiales del Ecuador podrán nuevamente ir a estudiar en altos colegios militares norteños o a sus colonias.
Un escalofriante recuerdo que remonta al funcionamiento de la ya famosa Escuela de Las Américas, institución de adoctrinamiento militar e ideológico de los Estados Unidos, encargada de ‘capacitar y formar’ a escuadrones de tortura y muerte en toda Latinoamérica durante los años 70, 80 y 90.
Esta de-formación ideológica, que implica la supuesta capacitación militar, es una amenaza a los ecuatorianos y latinoamericanos ya que atenta directamente a la democracia y la soberanía de las FFAA y elementos de seguridad nacional. La experiencia reciente con fuerzas de seguridad en los países invadidos de Irak y Afganistán lo demuestra.
No es casualidad entonces, que Moreno haya eliminado la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain). Desmantelar instituciones y promover, con el apoyo de los medios de comunicación, un discurso sobre cómo se “mermó” a las Fuerzas Armadas es parte de la estrategia de ingeniería social, común de los norteamericanos.
Esta funciona al crear/presentar un problema (tesis) para incitar una reacción (antítesis) y de esa manera presentar una solución (síntesis), la cual, en una situación regular, no inducida, no sería aceptada por la gran mayoría.
Todas estas medidas están ligadas al objetivo principal que es lograr la injerencia indirecta a través de la intervención en la toma de decisiones y el manejo de influencias dentro de las Fuerzas Armadas y Policía ecuatoriana.
El presidente francés Emmanuel Macron ha viajado inesperadamente a Arabia saudita para entrevistarse con el príncipe heredero Mohammed Bin Salman. El joven que, con su golpe “reformador” en el conservador reino, amenaza con atacar Líbano, forzar la intervención de Israel para destrozar a la milicia de Hezbolla y anular a Irán como nuevo poder regional. Arabia Saudita le ha declarado oficialmente la guerra al Líbano, un ex protectorado francés. Un conflicto de imprevisibles consecuencias para el mundo.
Esta visita de Macron se produce cuando crece la tensión y el miedo a un bombardeo inminente en el Líbano, luego que once príncipes, docenas de ministros actuales y ex funcionarios, imanes, fueran detenidos en “una purga anticorrupción, ” ordenada por el rey saudita pero bajo la idea de su hijo Mohamed. Todos están detenidos en el Ritz durmiendo en colchones y sin comunicaciones con el exterior. Dos de los príncipes habrían muerto al resistirse a la detención, aunque el gobierno saudita no lo admite. El procurador ha ampliado la purga hoy. “Al menos 208 personas han sido convocadas a un interrogatorio y siete han sido liberadas sin cargos
La purga del príncipe Mohammed en Arabia Saudita va más allá de su intento de llevar a Arabia Saudita al siglo XXI. No fue otra cosa que un golpe Royal para desembarazarse de todos los que le molestaban para apoderarse del poder. Pero después de estos espectaculares arrestos, los efectos en la región van a ser devastadores. Tanto como la guerra que ya inició en Yemen y la ruptura y embargo contra Qatar, decidida por él.
El viaje del presidente Emmanuel Macron a Riad de urgencia intenta frenar este espiral. Si no consiguen frenarlo, sería el inicio de una guerra Proxy, que comenzaría en Líbano, pero de imprevisibles consecuencias en la región.

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Macron y su silencio al Oriente y buscar un puesto en Guayaquil

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre