Avisar de contenido inadecuado

Latinos y sus ideas ilustradas de la izquierda.

{
}

Aventis
 TAGS:undefined
América Latina, le viene enviando un mensaje a los oprimidos, sobre la necesidad de crear un mundo imaginario y avanzar sobre las estructuras sociales, económicas y política- territorial. En este contexto, existe un agujero religioso, donde el terrorismo islámico desea colearse y, con su receta tradicional sembrar un pensamiento de izquierda a los Estados progresistas del Sur. En este sentido, les recuerdo, incluso al presidente Maduro, que las compensaciones ideológicas traen confusión y necesitamos reconstruir el país sobre premisas básicas, desvaneciendo los idearios emblemáticos, porque, convivimos en un mundo ultratecnológico y, necesitamos desmantelar realidades que solo existen en el imaginario de muchos sureños.
Algunos, la llaman teología política porque hay argumentaciones sobre el miedo y la religión y, precisamente de allí proviene la teología de la liberación, pero, ahora observamos un desvanecimiento de las recetas habituales del marxismo que rompe con sus premisas básicas y asume una tendencia capitalista y neoliberal, surtiendo el efecto Trump en muchos hogares latinos.
Por esto, los marxistas, debemos alejarnos de la perversidad religiosa que se torna en un vacío de sentido conceptual en crecimiento desde los años 60.
La gran pregunta, es quien puede liderar la izquierda en los años por venir, el líder esta oculto y necesitamos una verdadera base económica para reconstruir el Estado Bolivariano de Venezuela. Occidente, necesita de un elenco político que reoriente la tarea de un nuevo pragmatismo de izquierda y acelere los principios dogmáticos de los nuevos intelectuales y que, ante el terror globalizado, dejar de alimentar a ese ciclo vicioso y avanzar desde la izquierda a un nuevo concepto de estructura social.
Esa “nueva idea” es en verdad muy antigua. Como lo señala el propio Badiou, en occidente se remonta al menos hasta Platón. Y en la historia del pensamiento la encontramos insistiendo a través de los siglos, desde mucho antes de, digamos, Marx y sus continuadores
Está implícita en momentos como el del cristianismo primitivo –antes de que el emperador Constantino lo transformara en religión de Estado-, o en los movimientos mesiánicos medievales, en Thomas Müntzer y en Jan Hüss, y en el mismísimo Rousseau, que a mediados del siglo XVIII se atreve a escribir que el principal mal de la historia de la humanidad fue la “invención” de la propiedad privada.
los contextos económicos están completamente dados, a nivel mundial –hay que ocuparse, pues, de los otros contextos: el propiamente político, el ideológico-cultural, etcétera-. Ahora bien: decir “a nivel mundial” responde, en cierto modo, a la primera parte de múltiples preguntas, ese movimiento no es posible en un solo país, sea la Argentina, Senegal o Dinamarca. Este debate ya va a cumplir un siglo: se dio inmediatamente después de la Revolución Rusa de 1917, con la gran discusión sobre el “socialismo en un solo país”, en la que intervinieron Trotski, Stalin, Bujarin, Zinoviev y otros. Triunfó, como sabemos, la tesis de Stalin, y la historia demostró su criminal fracaso. Doblemente cierto es eso hoy, cuando la mundialización del Capital está “totalizada”. Des-totalizar esa totalización, como diría Sartre, es una tarea igualmente mundial. Por supuesto que el movimiento se hace desde cada situación nacional, y en cada una tiene sus especificidades, sus características peculiares. No es cierto que la llamada “globalización” haya liquidado completamente las diferencias nacionales o regionales. Pero la dirección y la convergencia de los movimientos nacionales será, en el horizonte, mundial, o no será nada.
Pero, no sé qué piensan los economistas venezolanos.
Más allá del país en cuestión, ¿hay determinados contextos económicos capaces de favorecer planteos por el estilo?
Étienne Balibar (en “El comunismo como acción, imaginación y política”) menciona que, en un mundo dominado por el liberalismo capitalista actual, los comunistas no tienen el deber de organizar luchas sino de desorganizarlas. ¿Esas son posiciones viables en la práctica política o solo enunciados estetizantes del compromiso?
Los colosos de la tecnología, hacen su trabajo en el campo digital y dejan atrás, el campo ideológico, eso paso con el submarino Ara San Juan y sus 44 tripulantes. Se formulan identidades partidarias que definan como existentes, elementos inexistentes, este submarino envejecido de origen alemán fue reformulado para viajes cortos y no trasladarse al mundo austral argentino, muy cerca de Las Malvinas por su poca capacidad de ataque ante el Trident inglés acantonado en la plataforma continental de la colonia inglesa, así pasa con los políticos y su campo de trabajo, al presidente Maduro le conviene jóvenes que tienen una vivencia del Realismo capitalista para confrontarlos con los viejos teóricos del marxismo, lo demás, se hará bajo el tutelaje de los caballeros de la web que tienen sus vinculaciones con millones de usuarios y, con el subjetivismo manipulan a todo un pueblo que es manejado bajo esquemas de stocks propagandísticos. Lo del submarino, ya esta en el olvido y de las elecciones municipales por igual.
, Sheryl Sandberg, definió hace pocos días como inexistente lo espacial. “Nosotros no tenemos un punto de vista, ni estamos tratando de hacer que tengas un punto de vista”, dijo casi a la manera de una paradoja después de anunciar que los miembros de las empresas a nivel mundial iban a estar obligados a cumplir un curso para entender las “diversidades políticas” en su trabajo. Unido a “diversidades” como la raza, la edad, el género y la nacionalidad, el gerenciamiento empresarial de la “diversidad política” llega en el mismo momento en que muchos usuarios de Facebook en Estados Unidos denuncian que los editores de contenidos de esa red ?quienes determinan qué es lo que puede circular o no entre 200 millones de potenciales votantes? omiten o marginan sistemáticamente noticias y medios vinculados a sectores políticos conservadores. Lo cual, en esencia, equivale a una velada censura sobre la base electoral del candidato republicano Donald Trump. De esa manera, al fin y al cabo, la ideología llega al fin incluso a Facebook, y lo hace tal como alguna vez la describió Marx: “ellos no lo saben, pero lo hacen”. Sin embargo, no solo la política limitara al próximo ocupante de la Casa Blanca Esto, preocupa a los dueños de internet.
Representada por Carrère, la literatura opta por crear su propio universo de prioridades, y traslada así los dones con los que Jesús fascinaba a sus seguidores hacia zonas sutiles y accesibles del lenguaje, como las de “una especie de psicoanalista capaz de curar heridas secretas, sepultadas, tanto psíquicas como físicas, con la sola virtud de escucharlas y de su palabra”.
Maduro, nuestro presidente con sus gobernadores y alcaldes optan por una mayor espectacularidad dramática y no importa, como se maneja la economía, lo importante es que se conciba una realidad de resurrección y esperanza en el pueblo, donde la teología, catecismo e historia harán su trabajo y, por eso, los santeros nos hablan del Reino de Dios. Así que el socialismo que vivimos en Venezuela es de escenas y no de acción política.
Hay que marcar una nueva ruta del Proyecto Bolivariano
Ya, el campo político es una plataforma de mercado de contenidos, más no ideológica, esto se convirtió en una empresa privada y chao con el discurso y las organizaciones partidistas, los venezolanos queremos apuntalar hacia una respuesta certera.
En política, necesitamos tener un pensamiento creativo e ilustrado.
Los marxistas, no podemos estar hablando de exclusión social. Y, ningún país del mundo puede ser conformista, siempre habrá la libertad de levantar una voz, recordemos las verdaderas luchas estudiantiles.
y tener una verdadera visión de país para hablar de democracia socialista.
Hay que hacer ejercicios militares y entrenamiento de una manera disciplinada, no regalar tikets, ni niño Jesús, todos, debemos reconstruir el país que esta en caída libre en su campo de desarrollo industrial y social, la preparación debe ser racional y no emocional, somos un Estado humanizado.
No podemos negar que la actual administración se ha caracterizado por denunciar ante el Ministerio Público, a tirios y troyanos de la anterior administración, así que no se extrañen que cuando dejen de ser gobierno, también sean objetos de denuncias ciudadanas, claro está con un Ministerio Público, depurado, científico y decente.
. Un sistema de justicia penal no puede actuar a espaldas de la realidad social en la que se inserta y las decisiones de los que administran justicia, además de constituir la aplicación del derecho al caso concreto que se investiga o juzga, también debe tomar en cuenta el sentir de la sociedad.
Hay que evitar que los apologetas acaben con los partidos políticos y, hago un llamado a la Asamblea Nacional Constituyente a restructurar todo el Estado, los estamentos de seguridad, partidos políticos y el poder judicial, porque, hemos caído en una etapa parasitaria, donde gente ilegal, recibe protección del Estado y lo legitima y, en este show mediático llevamos años y, los medios de comunicación social lo saben.
¿Es posible que alguien que ha manejado siempre una imagen conflictiva y escandalosa se sienta que algo o alguien puede atentar contra su imagen?

De un tiempo hacia acá he venido poniendo especial atención al tema de manejo y mal manejo de la imagen. Algo que muchos creen que saben y que en realidad pocos comprenden, pero que a la hora de la hora puede ser un ancla si se quiere avanzar tanto en el aspecto personal como profesional.

Una cosa es el qué dirán, otra muy distinta es lo que piensan de mí y otra lo que yo proyecto. Lo que piensan de mí siempre va ligado a lo que yo proyecto, a mi imagen, a la que vendo... El qué dirán son criterios de valoración que no tienen por qué ocupar nuestra atención.

Pero lo que yo proyecto depende de cómo manejo frente a los demás mis emociones y comportamiento.

Dicho esto, ¿cuánto hacemos antes los ojos de todos, sin medir que el vaso se llena con cada gota? Lo que proyectamos como imagen personal, no es más que un cúmulo de acciones que crean una especie de marco referencial. Pero a veces, involuntariamente, caemos en todo tipo de reacciones y para ponerlo simple hablemos de los diputados. ¿Cuántos hay que aun siendo reelectos cada cinco años, vienen demostrando una falta de solvencia? Aceptando negociados, ¿buscando recibir beneficios de quién esté de turno e incluso cambiando su afinidad política cuando sea necesario? Luego nos quieren dar cátedra de ética y moral, con el supuesto argumento de que no sabemos de política. Ese, por más que se reelija y se reinvente, será un oportunista.
Bueno, así es en nuestra vida personal. Lo que hacemos tiene que guardar relación con lo que decimos, de lo contrario somos una falsedad, un personaje creado, pero no caemos en cuenta del mal manejo que tenemos de nuestra imagen, hasta que creemos que alguien más lo puede hacer. Algo así como que yo construyo una mala imagen diurna por años, pero cuando alguien me señala por algo, considero que esa persona está dañando mi imagen... ¿Qué imagen? ¿La mala o la que puede ser peor?

Y es un fenómeno del que no escapamos los que somos públicamente expuestos por nuestras profesiones o actividades.

En ese sentido es mejor evaluar lo que hemos venido haciendo con esa imagen que de un momento a otro nos empieza a preocupar, antes de pretender culpar al momento, la situación o a una persona cuando nos percatamos de que estamos metidos en tremendo revolú. Ahora, si lo que nos gusta es llamar la atención y jugar a ser polémicos o construir ese tipo de imagen, no pasa nada, el camino de la falsedad, el oportunismo y los dramas, es el correcto, porque hay de todo, pero que no sea ese el norte y luego se busque lavar la cara con argumentos de pulcritud y persecución, porque hay delirios de persecución. Aunque vamos, siempre habrá quiénes se coman el cuento.


 

{
}
{
}

Deja tu comentario Latinos y sus ideas ilustradas de la izquierda.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre