Avisar de contenido inadecuado

La inducción al bachaquerismo en las fuerzas de producción.

{
}

 TAGS:undefinedAventis

Este siglo, maneja una nueva concepción de la economía como es la ruta del dinero. Todo comenzó en 1491 con el mercantilismo de mercado que generó en las primeras apuestas del Capitalismo hasta conformarse una sola doctrina acerca de sus fines y objetivos. Los franceses fueron los más aventajados porque a través del valor del dinero conformaron en el interior de Francia y a París, como eje. Absorber el intercambio de productos entre Portugal, Italia y España y estas relaciones comerciales en el tiempo conformó en las tierras fértiles de Europa las primeras estructuras de empresas alineadas a la producción industrial y cada aprendiz tenía acceso a los medios de producción y sus ciclos de vida. Las manos de obra de los europeos ya se vendían como una razón de fuerza hasta que aparecieron los africanos, gente negra que eran llevadas como esclavos para el trabajo fuerte en las colonias agrícolas.
Atenas, capital de la sabiduría y permanencia de los mejores eruditos conformaron alcabalas en el Mar Mediterráneo y sin lugar a dudas, la tierra del conocimiento dio lugar a la llamada democracia esclavista y se abolió la esclavitud, ideas tomadas por el Libertador para aplicarlas en América. Roma- Italia- como imperio conformó para sí las nuevas tierras del sur europeo y dividió a la sociedad en patricios y plebeyos, donde una situación de intereses económicos dio pie a las titularidades de ciudadanía romana e intentos reformistas de Roma hacia la consolidación de sistemas monetarios cambiarios que, junto a los griegos consolidaron de manera fraudulenta las arcas del Estado Itálico y Grecia, sin olvidar a los filibusteros y bucaneros que llevaban de América grandes riquezas en bienes minerales y productos agrícolas, donde la matanza de indígenas fue muy superior a cualquier incidente con los mongoles y vikingos. República Dominicana y Haití, sin olvidar Cuba, eran consideradas la perla del Caribe como nuestra Margarita, acosada hoy por un mercantilismo árabe de grandes dimensiones socioeconómicas.
La lógica del mercado siempre se ha impuesto para el cobro de impuestos. El problema en nuestro país es la contradicción de ideas entre dos economías, que requiere un gran esfuerzo para unificar el valor del dólar en el mercado y tener en estadísticas cuanto se consume y cuanto se produce. Es un largo proceso de validación privada del valor consumista y la calidad de vida del ciudadano, donde el Estado debe dar dólares para liberar recursos naturales requeridos para el mantenimiento de un grueso de la población. La economía de mercado, una teoría francesa que se viene aplicando en los mares y tierra firme de las colonias se viene visualizando desde el año 1427, donde se elaboraron las primeras concepciones de compra y venta de productos y el intercambio del mismo mediante el trueque.
Los griegos, ante el avance del imperio romano, buscaban descentralizar las ventas llegadas a sus costas y minimizar los impuestos, pero diversificándolos en categorías.
Son ciclos históricos de la humanidad y llegamos a la racionalidad moderna. El desarrollo del Sur genera riquezas a las transnacionales y al ala militar, que de bolivariana solo tiene el nombre, acordémonos del Plan Bolívar 2000, un verdadero desfalco al Estado entre dirigentes políticos y militares engañando al Comandante Hugo Chávez Frías, ya mentes oscuras pensaban desplazarlo del poder a través de una enfermedad inducida o Golpe de Estado, la misma guerra de la vieja Europa por controlar la economía mundial, pero, se olvidaron de Inglaterra y Estados Unidos de Norteamérica, aliados siempre junto al Sionismo Israelita para controlar los Continentes vírgenes manejan el campo espiritual y el guerrerista.
El Sur, posee suficientes recursos naturales y una economía sana para abastecer el Norte y sus aliados. Para ellos, les resulta fácil revertir el consumismo y darle fuerza a una política de consenso. Desean formar una sociedad planetaria y darle validez al uso de sus términos.
Zapatero, Leonel y Torrijos son áspides del viejo mercado, políticos fracasados del Keynessismo. Socialistas fracasados que juegan un solo interés político en consecución a sus negocios particulares, el dialogo es solo un instrumento para la acumulación de capital a futuro, necesitan manejar el capital financiero mundial a través de un planeta con sus industrias globalizadas y Venezuela tiene todos los materiales básicos para dibujar una ultra bomba atómica, reúne todos los requisitos para un país de potencia, pero su población se muere de hambre y debilitan su economía interna para favorecer el mercado europeo y antillano, es un política de degaste y Cuba así lo entiende y ya cumplió su papel depredador sobre Venezuela, aunque cumplió tres de sus cincos fases de ayuda comunitaria, sabe que Estados Unidos abrirá la repartición de bienes de Venezuela y el presidente Maduro vio mejor comercio con China que con Putin, quien le fuese dado mayor apoyo militar porque los rusos estuvieron en Latinoamérica muchos años atrás.
El neoliberalismo ya se aplica en el mercado interno como sistema coadyuvante del Capitalismo como estructura. Necesitamos de una planificación supranacional para albergar el futuro en nuestro seno y hay que invertir en la historicidad y modernidad de los cambios sociales.
La Carta Democrática, es solo un paso para el control de las fuerzas productivas del Estado, pero nuestra revolución bolivariana no capacitó de manera instrumental a su militancia, cuyas sedes partidistas no tienen ni un jeep para el proselitismo en cada región y por lo tanto, esta militancia no tiene acceso a las concepciones históricas de una dinamización de la economía y por ende, dieron a luz al bachaquerismo en una guerra económica y social de pueblo contra pueblo y construyendo cinturones de miseria alrededor de las zonas pobladas y urbanismos.

{
}
{
}

Deja tu comentario La inducción al bachaquerismo en las fuerzas de producción.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre