Avisar de contenido inadecuado

Espectros de tovar

{
}


Tovar, es una tierra distante y lejana. La gente camina por sus calles tras escuchar las campanadas de su Iglesia principal y esta escena se repite muchas veces, porque, es una comunidad de muchos sueños y fantasmas. Una de estas damas que cruzan sus calles y avenida central, closo su mirada en mí, a veces fija, a veces de reojo, pero siempre captando la atención. Lo hacen hasta traicionar los sentimientos. Poco importa, pero me preocupa los pensamientos ambiguos. Ser comodora se exige algunas habilidades y ella precisamente las tiene.

Podemos decir que utiliza una imagen excelente por su vestuario, pero, la divulgación de su información es trampear., a quien se encuentre, a todo lo largo y ancho de éste pueblo. Pero, es una enfermedad, algunas personas lo hacen con el cuerpo y la mente en forma simultanea. Hay conflictos entre el alma y la personalidad que hacen transformar a la persona y de manera accidental, causa problemas en las comunidades y en sí son muy conflictivas. Hay proyecciones engañosas en nuestra mente que aumentan con motivaciones conductuales más enmarcada en una realidad y no encajan con nadie y, en oportunidades con su pareja por motivo de identidad.

Quede fascinado por la asombrosa modernidad de la Plaza Bolívar de Tovar,, Mérida. Y su Iglesia. Son diferentes niveles que nos llevan al mercado y cerca de la misma saborear los famosos pastelitos con una buena taza de chocolate, sin olvidar el famoso chupe andino y el mondongo cerca de la Vuelta de Lola. Luego transita cuatro calles abajo y a casa de una hermosa familia que me dio acogida. Mi cabeza daba vueltas y mi corazón palpitaba demasiado. Premonición o no, rl tiempo transcurrió hasta cumplirse diez meses para alejarme de éstas estancias. Sigo soñando cada día con ese pueblo y con la misma angustia que visualice cuatro meses atrás en el umbral de la noche frente a su Iglesia principal. Inmediatamente desperté en mi cama solo y dándome cuenta que todavía hay feronomas regados en la habitación.

Ya no hay latidos en el corazón del viajero, la vida es un sueño, una gota de agua que se diluye en el tiempo para transformarse en una realidad y es, la manera de vivir de las diablas de Tovar como un símil de los de Yare. Pero, esa es la vida en las noches pueblerinas.

{
}
{
}

Deja tu comentario Espectros de tovar

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre