Avisar de contenido inadecuado

El destape imperialista

{
}

El destape imperialista


El pragmatismo ideológico funciona de nuevo en Latinoamérica, dejando atrás una década de populismo y formación política. Desde hace aproximadamente cincuenta años, la política Sureña tiende a cambiar cada diez años en la búsqueda de un perfil adecuado que le permite a los Estados Unidos reformular sus principios sociales. El presidente, Barack Obama viene articulando nuevas estrategias para posesionarse de America Latina, contando para ello con las nueves bases militares acantonadas en Colombia. Ya el petróleo no es un tema de sumo interés para el viejo continente europeo y el mismo Estado norteamericano. El Estado norteamericano, no asumirá un nuevo protagonismo bélico hacia el Sur. La idea es protegerse y avanzar con los medios publicitarios en una plataforma ideológica propicia al funcionalismo. La idea es protegerse de los futuros derrumbes financieros que ha de venir en los sucesivos veinte años.

Algunos funcionarios latinos se hacen insensibles a la realidad cotidiana y buscan abandonar la idea del fraternalismo para abocarse y alinearse con las nuevas expectativas de poder que representa Barack Hussein Obama. No es la primera vez que los empresarios privados, por ejemplo, afloran una expresión de debilitamiento político con crisis agroalimentaria para fomentar una disidencia no muy clara y que repecurte directamente con la salud y el bienestar del pueblo Sureño. Aunque existe algunos descontentos, el avance tecnológico en éste siglo XXI, nos hace saber que las reuniones dadas en los últimos días nos dará una integración más fortalecida

Hay una situación de caos, pérdidas como de denuncias públicas que buscan dañar la estabilidad de nuestro país buscando una intidimación de la población. Pero, las comunidades se encuentran alertas en sus principios filosóficos y manera de activarse bajo el concepto de libertad y por las diferentes vías, buscamos la manera correcta de derrotar el fascismo demócrata cristiano infiltrado en el eje andino. Somos un país socialista y democrático, solo se busca que el pueblo a través del voto neutralice la disposición de los partidos opositores de crear niveles de angustia en la población venezolana.

La oposición venezolana carece de un líder único capaz de detener el proceso de cambio que lleva Venezuela en diferentes instancias políticas y jurídicas, lo que refleja una conjunción de factores que proyecta la destabilización, antagonismo y sicariato en diferentes zonas del país consideradas criticas, como es el caso del eje andino conformado por los Estados, Mérida, Táchira y Trujillo. En estos sucesos incide la presunta actuación cómplice de funcionarios del gobierno que capitalizan ciertos liderazgos en sus respectivas regiones.

Ante esta embestida, el gobierno bolivariano debe revisar todas las instancias institucionales para determinar el enfoque que se tiene sobre el país y determinar las causales del deterioro de ciertos programas del gobierno socialista sin ejecución. De allí, la importancia del papel a ejecutar por la contraloría hacia los funcionarios involucrados en cualquier situación facinerosa, debido al acaparamiento y fomentar el rumor destabilizador y, a la vez, dañar la libertad del Estado hacia el pueblo en la información de sus programas sociales.

De allí, la importancia de los comuneros y la ejecución de sus proyectos. Por esto, luego de las elecciones parlamentarias debemos ir a una reforma estatal en todos los postulados de nuestra República. La idea central del nuevo socialismo democrático es centralizar los espacios públicos y comerciales para el beneficio del pueblo y separarlo de la concepción vieja consumista. Hay que acabar con el automatismo y la insensibilidad social que desean pregonar ciertos arquitectos con sus armazones y enjambres de zinc y hierro.

Se debe incursionar en todas las áreas del mercado para diversificar la economía con precios justos y ayudar al consumidor. Por lo tanto, el Estado debe regularizar las empresas agroalimentarias privadas y, quien se resista a esto, existe un procedimiento jurídico a cumplir: la expropiación.. La idea es compartir la empresa privada con la pública de los valores expresados por los organismos competentes y la expresión privada.. Esto es ajustarse a la ley y al código de comercio vigente.

Estamos unidos a una lucha de clases y el gobierno bolivariano esta obligado a conducir al pueblo y determinar las regulaciones que se deben ejecutar a través de sus instituciones. El pueblo esta en una lucha abierta en contra de aquellos abusadores que acaparan alimentos y buscan distorsionar el pensamiento sobre nuestra identidad nacional. Hay que acabar con el poder de los monopolios para que exista un reparto de las riquezas de una manera más justa. El Consejo de los Trabajadores es un embrión que debe acrecentar sus fuerzas  para lograr desarrollar de una manera enérgica su programa sociopolítico.

Debemos evitar la brutal embestida norteamericana sobre Latinoamérica, ahora de una manera diplomática piensan imponer sus leyes, teniendo el marcaje que nos coloco Uribe y Santos al aceptar las bases militares en esa región. La visión final es la toma del Amazonía y el desplazamiento de las etnias indígenas hacia las zonas urbanas, donde pupila la miseria y pobreza.

{
}
{
}

Deja tu comentario El destape imperialista

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre