Avisar de contenido inadecuado

Descollo, en el programa socialista latino, la acción del Papa Francisco.

{
}

Aventis TAGS:undefined
La dialéctica de la posteridad toma su camino y, empieza a venderle a los incautos que, la Asamblea Nacional Constituyente es la última frontera de Frankenstein y del Castro chavismo para solventar la situación de crisis del país. Pero, la realidad es la tendencia de los extremos políticos y el terror a los discursos políticos del partido llamado Psuv, con sus dirigentes asumiendo una mala estrategia que, posiblemente se unan a sus propios enemigos. Es un cuento de incautos de nunca acabar y, por esto, el conocido periodista Earle Herrera, nos recordó al maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa en una nota del profesor Eleazar Diaz Rangel.
Es la primera vez en la historia política nacional, en que se cometen tantos errores. Hay arbitrariedades en el orden espiritual, como material
La llamaban la Dama de Hierro por sus férreas convicciones y su estilo de liderazgo. Fue la primera ministra de la Gran Bretaña entre 1979 y 1990. Por los lados de América la conocimos más estrechamente por ser protagonista de la Guerra de las Malvinas, aquella confrontación que se generó durante la dictadura en Argentina. Era también la época del conservatismo y el libre mercado donde la desregulación y las privatizaciones estaban al orden del día. Margaret Thatcher junto con sus homólogas americano Ronald Reagan representaron en su época un liderazgo de carácter fuerte en donde la guerra fría con el comunismo ya estaba sus estertores. Y allí, tenemos a Argentina sufriendo calamidades por una mala dirección política.
En esos años me entusiasmé con Thatcher y me animé a leer su biografía. Aparte de sus logros y el hecho de que era la primera mujer que había llegado a tan alto cargo, me llamo la atención, los largos capítulos que se dedican a describir los congresos de su partido, el Conservador.
Cada palabra que se fuera a escribir en la plataforma era objeto de horas interminables de análisis ya que todo lo que se dijera debería ser consistente con la ideología política del partido. Además, allí quedarían consignadas las promesas de gobierno y los compromisos en caso de ser favorecidos con el voto del elector. Una vez aprobados en convención allí quedaría consignada una hoja de ruta que sería respaldada en el parlamento con una disciplina férrea de los miembros del partido.
Pensé que este sería solo un asunto de Thatcher, sin embargo, años después leí un escrito similar acerca del Primer Ministro Tony Blair (del partido Laborista) y sucedía lo mismo: un celo excesivo por ser consistentes con la ideología y los principios políticos.
Thatcher y Blair llevaron décadas en construir una compaginación política entre Occidente y Oriente ayudados por su mentor Henry Kissinger. Chávez, los analizó muy bien para crear estrategias que rompieran los muros que ellos tejieron hacia América Latina, incluyendo a La Habana. Al final no vaya a ser que por tener muchas opciones finalmente no creamos en nada y simplemente demos nuestro voto al mejor postor.
Y, así lo hicieron, después de fallecer el nuevo ideólogo de políticas integracionales hacia el Sur.
Cínico quién miente con descaro. Y en ese sentido no hay nada más parecido, así como también en sus estrategias políticas, que Uribe/ Santos y el binomio Chávez/Maduro. Los dos extremos de la polarización política latinoamericana se acercan en sus modos y sus discursos, mas no en sus convicciones de fondo, que se separan cada día más. Creo, más en Uribe que en Santos, un falseador de La Paz.
Maduro –hay algo literario en que ese sea el apellido de un presidente en lo que antes se llamaban repúblicas bananeras- sacó adelante a sangre y fuego su Asamblea Constituyente, con discursos en los que la mentira y la puesta en escena de una realidad falsificada lograron convencer a los incautos que se benefician económicamente de sus decisiones políticas. Hasta ciudadanos, con expedientes jurídicos aparecen por allí y además, personas desconocedoras del ámbito político.
Las personas se encuentran desesperadas por confiar, comentaba un profesor amigo. Expresaba que se crea confianza cuando logramos dialogar sobre nuestras diferencias con civilidad. Solo manteniendo la civilidad se pueden construir y reforzar los lazos de convivencia. Las pasiones desbordadas llevan a que cambiemos la lucha por descubrir por las luchas por dominar y ahí es donde caemos en la tiranía.
Josué y Caleb observaban lo que los otros espías no podían ver. Ellos veían la “leche y la miel” y confiaban en las promesas que Dios había hecho a Moisés, en que esa sería la tierra prometida y al tomar posesión de ella serían bendecidos y bendecirían a otros. Los demás solo se fijaron en los gigantes y se veían a ellos mismos como saltamontes incapaces de cambiar, perdieron así toda la confianza.
El séquito de Chávez y luego del Presidente Maduro, solo pensaron en desmoralizar el país y caer en una especie de tirantes, que, se convirtió en una maqueta de dictadura. Me pareció curioso que en un foro empresarial saliera a relucir esta historia bíblica. Además, el expositor era el reconocido profesor de Harvard, experto en liderazgo Ronald Heiftz a quien se le había formulado la pregunta sobre cuál es la clase de liderazgo que requería Colombia y Venezuela.
“Enriquecer la vida con integridad”, mencionaba el presidente del Grupo Bolívar como propósito superior de su organización, un buen ejemplo de cómo fijar una visión de tierra prometida y estar dispuesto a luchar con nuestros gigantes.
Me puse a pensar las veces que he adoptado una perspectiva de saltamontes y cómo en nuestra coyuntura actual no debemos caer en la tentación de convertirnos en los esclavos del faraón de los odios de la polarización que nos llevarían a imponer a la fuerza nuestra forma de ver el mundo. Sin darnos cuenta renegaremos de nuestra tierra prometida que tenemos por conquistar sin más opción que conformarnos con ser saltamontes para siempre.
La gratitud, como virtud, ha sido valorada por todas las filosofías y religiones del mundo, pero hasta ahora no conocíamos otros beneficios que puede aportar: la felicidad interior y la salud del cuerpo. Mis maestros Prabhupada Swami y el Doctor Neal Thompson afirmaban que la falta de gratitud es también la causa del empobrecimiento. Él decía: “Quien se queja de lo que tiene, está en camino de perder lo que necesita”. Mientras que vivir agradecido es la fuente de la felicidad: “Tengo todo lo necesario para ser feliz, porque soy feliz con lo que tengo”. Sus palabras nos hacen conscientes de por qué hay pobres que viven felices y en ocasiones los más ricos son increíblemente desgraciados.
Algunas personas creen que: “libertad es hacer lo que me da la gana”, pero eso no es posible y nunca lo será, porque los derechos de una persona terminan donde comienzan los de los demás. En nuestra sociedad el hombre realmente no tiene libertad porque existe un sistema de control, muy efectivo, que implanta en nuestra mente creencias limitantes. Nuestras diferencias son domesticadas por la educación; la televisión nos hipnotiza con sus mensajes subliminales; las publicaciones de los medios justifican nuestras razones para tener miedo; los políticos manipulan la opinión por medio de mentiras; las religiones dominan a las mentes infundiéndoles miedo y culpabilidad; la ciencia y la salud están enfocadas en aumentar sus ganancias y tenemos un sistema bancario corrupto que maneja la economía para sembrar pobreza.
Hay una mala enseñanzanza, contundente del Psuv. Fracasaron como organización política por los personajes que se movilizan allí, a diestra y a siniestra.
Ser conformistas con este paradigma nos llevará a morir como una copia, sin sospechar siquiera quienes somos. Todos fuimos creados como seres únicos, con talentos diferentes y apariencias muy variadas, en eso consiste la maravillosa diversidad de la creación. Pero el miedo a “no ser como los demás” hace que, entre otras expresiones del rebaño, las mujeres luzcan como clones, con sus pelos largos planchados, sus incómodos zancos de tacón alto y sus vestidos apretados, todas ellas ciegas ante el dictado de la moda, que las enfoca en un consumismo desaforado.
Podemos liberarnos de esas desdichas con la comprensión de que existe una Ley Universal, la de “Correspondencia”, por la cual, con nuestros pensamientos atraemos lo que es semejante y afín. Esa ley actúa cuando la actitud de víctima atrae a su victimario y nuestros miedos más profundos se convierten en nuestra próxima experiencia. La vivencia es el camino difícil para trascender el miedo. Pero: “cambia tus pensamientos y cambiarás tu vida”, si mentalmente cancelas los de miedo, juicio, culpa y apego y los sustituyes por pensamientos positivos y amorosos, verás florecer tu vida con los mejores resultados. Además, por ley de correspondencia el mundo exterior cambiará, si cada uno de nosotros cambia.
El Papa Francisco es el máximo jerarca de la Iglesia católica, es el líder espiritual y religioso más popular del mundo; su llegada a Colombia, no puede ser más oportuna para la crisis ética y moral por la que atraviesa el país y Venezuela, los últimos casos de corrupción que fueron descubiertos en donde están vinculados jefes de la Faja Petrolífera y Magistrados en Colombia, hace pensar que tocamos fondo, el panorama es oscuro, no hay un norte claro ni líderes que representen un nuevo camino.
Por lo tanto, la presencia del Papa se necesita para que llene de esperanza nuestros corazones, que en nombre De Dios recargue las baterías de nuestro espíritu, pero sobremodo que nos llene de fe, la fe que nos permitirá volver a creer y sentir con alegría que juntos podremos hacer una América del Sur diferente.
El país, vive su peor momento por la destapada corrupción en los supra-poderes de la administración de justicia. Hay quienes han salido a examinar las causas del fenómeno que ha permeado todo el sistema. Como también muchos se evitan de pronunciar palabra al respecto porque es tan complejo el asunto, que no encuentran explicación alguna.
E incluso filósofos de la talla de David Hume optaron por hacerse los de la vista gorda frente al entramado de la naturaleza humana que solo se atrevió a preguntar “¿por qué desentrañar esos rincones de la naturaleza que propagan daños a su alrededor?” “¿Por qué desenterrar la pestilencia de la fosa en la que está enterrada?”.
No niego que el problema de corrupción implique un serio análisis moral y ético como la gran mayoría de los filósofos así lo consideran. Es necesario abordarlo por la complicidad del mismo sistema, es decir, desde las manzanas podridas que hacen carrera sin que nadie los detenga haciendo uso de su poder en detrimento de moral pública de justicia
La corrupción, mello el espíritu socialista latinoamericano por unos pingues rameros de la política oficialista y los manejos que se vienen dando desde La Habana, por el caso de la FARC y del presidente Maduro.

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Descollo, en el programa socialista latino, la acción del Papa Francisco.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre