Avisar de contenido inadecuado

DESARROLLO, EL DILEMA DEL SUR

{
}

Aventis

 TAGS:. Las viejas estructuras latinas deben reformarse para lograr un verdadero proyecto de desarrollo y tener una especie de identidad muy clara de regionalismo abierto para lograr un vigoroso proceso de liberalización comercial en la región. Estamos bajo el amparo de la actualización vigorizante de un nuevo concepto geopolitico sobre América Latina. El Atlántico como el Pacífico deben abrirse a una agenda política simplificada, donde los recursos económicos se conviertan en una real intención para apoyar la creación de empleos entre latinos. Pero, es necesario dejar atrás los viejos dilemas políticos, dando su peso específico a la acción de cada país y algunos Estados se verán precisados a revisar las viejas firmas del Tratado de Libre Comercio. Ya hemos sobrevolado la actividad económica en la región y las inyecciones de liquidez provenientes de nuestros recursos naturales. La idea es incentivar en el Sur, un sistema financiero consistente que le de cumplimiento a su función social en apoyo a las unidades familiares en una búsqueda constante de una plaza laboral. Para esto, necesitamos ver crecer el parque industrial venezolano y latinoámericano. Todavía no podemos hacer balances. Hay que socorrer a países que se encuentran bajo una economía emergente y, asumir con carácter la viabilidad de un criterio de acción social, hay que ir creando proyectos para darle trabajo a un nuevo conjunto de ciudadanos que desean una remuneración justa por sus esfuerzos. Luego, de las elecciones, debemos corregir ciertos aspectos e nuestra economía y el presidente Nicolás Maduro tiene que ver el perfil de cada empresario, ligados a compañias o microempresas confusas. Vivimos en una democracia socialista y necesitamos reformar a través de la habilitante una nueva imagén del Estado, debemos en este sentido abrazarnos al diálogo, hay que hacer cambios profundos en el sistema finánciero para lograr tener fe en el desarrollo del país. Por esto, se debe dar un signo impositivo a las misiones con injerencia directa del presidente y su disposición a corregir fallas dentro del sistema, que los hay. Es una situación no fácil, pero, hay que afrontarla. Mientras en el mundo europeo se deteriora fases de la movilidad social, en América Latina esta cada día la observamos más fortalecida. Hay que controlar el motor de las olas migratorias en el contexto de la globalización, siendo una de las causales, la desintegración de los salarios. Gracias al presidente Chávez, lo global jámas nos arropó al no firmar los acuerdos del Tratado de Libre Comercio. El Papa Francisco se enfrenta a una tarea compleja, empezar a renovar los gestos en Continentes, como el africano y el medio oriente. Las palabras, ahora tienen sentido. Pero, lo importante es hasta que punto estas reformas por venir, movilizarán a la gente y sus estructuras. Todo, debe tener una sola dirección y sentido. Los ciudadanos se trasladan de un Continente a otro sin preveer los peligros, tal como sucedió en Lampedusa, tragedia entre muchas que suceden a diario, porque, no existe una política migratoria acertada, como es el caso de algunos Estados Suramericanos. En la crisis europea actual, la gente se olvida que Europa Occidental es mucho más rica que la mayor parte de Asia y prácticamente toda Africa. Como es natural, es una brecha entre rentas y salarios, un imán para las migraciones. No cabe duda, que, China se apresta a un nuevo impulso reformista en lo económico. Acá, nadie se encuentra escondiendo sus cartas, la reforma finánciera constituye una clave para sobrevivir a futuro y abrir el debate para garantizar el éxito y conciencia necesaria para activar de una manera cohesionada a los máximos dirigentes de un país. El mundo académico y científico alertan sobre los trasnochados y de las invocaciones de algunos personeros orientales sobre el momento actual, quieren ir más allá de la clave de un sueño chino y rebasar la política como reforzar la capácidad de decisión de su propia sociedad, pero, costará lo suyo que se haga realidad en lo político, aunque lo han logrado en lo económico, masificar la producción de productos alimenticios. La internacional Nestle, adecuó su planta del Tocuyo a las nuevas tecnologías y, es un punto de acentuación de lo que vengo expresando, es necesaria la cooperación del Estado para industrializar a Venezuela y potenciar su capacidad. Su presidente, Fausto Costa indicó que “ las inversiones no se hacen por un momento puntual, sino mirando a mediano y largo plazo, seguro que la situación como ha evolucionado hasta hoy, es positiva para Venezuela”. Ojála que leche Venezuela y arepas Venezuela la viesemos en todos los supermercados del país con orgullo venezolano.

{
}
{
}

Deja tu comentario DESARROLLO, EL DILEMA DEL SUR

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre