Avisar de contenido inadecuado

Tu cuerpo en la pradera

{
}

Fuente Literaria.
 TAGS:undefined.Es tu cuerpo desnudo en un baúl con muchas espinas,, brota sobre tu frente los pensamientos y la inocencia me llena de locura y como mujer, tu vientre terso declara mi independencia y vuelo como pájaro a mi aposento en la Cordillera Andina. Eres mujer descrita en la cama, brota sobre tu pecho el rocío de la noche.
Escucho un gemido en el potrero,
Y dos cuerpos satisfechos.
Desde la garganta brota una luz que nos ilumina
Y una espina entra en el vaivén.
Es una flor abierta que posee secretos de amor
Y las gotas de sudor y de tu sangre huelen a mi carne.
Allí la espina se doblegan

Son cuerpos desnudos en un camino de espinas
Donde se encienden los besos y allí, abiertos.
El pétalo oloroso y húmedo baja al Monte de Venus.

Son manos que se buscan de extremo a extremo
Son caminos de sombras.
Es la piel del pebetero. Entre sombras.

En el potrero, esta noche fue llena de amor
Un libro abierto, donde te escribí de extremo a extremo.

Esa noche, fue hermoso amarte y ver tu cálida sonrisa
Fue hermoso, amarte y ver tus cálidas sonrisas-
Una noche buena, te reconocí por tus manos.
Mi piel se impregno, te conocí, algún día
Iremos a la playa. Para batir el cabello.

Dijiste amor y me preguntaste, hoy no hay amor
Fue esa noche especial.
Pude ver tu esencia y entrar al túnel y fuiste un libro abierto.

Deshoja la tristeza y recoge los anhelos
Sin miedo, escribí mi pasión, desahoga la tristeza.
Y recoge los anhelos, sin miedo, escribí mi pasión.

Perdí la cuenta, besándote, labrando mi fantasía
Me dijiste amor e impregne mi piel de ti
Hoy dijiste, amor te quiero un poco.

Son cuerpos desnudos que se buscan entre las sombras.
De extremo a extremo.
La lluvia mojo las praderas, vestiduras dirigidas por el puño
Del temblor.

Se arrodilló el caballero y los ojos vacíos
Como esponjas, fue un relámpago al pasado
Y con todo, hiriendo mis costillas,

Es la Cordillera moldeada a martillo con negra voz en vestiduras
Divididas
Y en medio del café quebré la taza e hipnotice tu cabellera.
Salté y temblé en el frente con la espada y a sangre de morir
Y tiene sabor.

Las aguas del chama, son como un olivo y el gallo cantó
Hasta el amanecer y tu café coriano me quitó el sueño.

Tal vez, es el momento. Nada más el viento. La espina traza un mapa en la espalda
Y el aletazo frío de la noche, tiembla ante el viento.
El pasado me busca, no me deja dormir, sollozo en la sopa silenciosa,
Las tinieblas dan cuenta a la taza y entramados, la casa de mi amor
Esta muerta, sin calor y vacía
Emiro Vera Suarez. 2015, diciembre.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Tu cuerpo en la pradera

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre