Avisar de contenido inadecuado

Colonización de los parajes del Sur y la minería

{
}

Aventis
 TAGS:undefined
Aunque con ideas distintas, Donald Trump e Hillary Clinton poseen en sus manos un programa común de trabajo hacia el Continente Suramericano y Centroamericano. Sus discursos son manejados hacia una política centralizada a la captación energética a nivel mundial.
El punto más delicado de ambos programas de gobierno es el relacionado con el Mar mediterráneo y las fosas petroleras en Tierra Santa. Los inmigrantes, en el transcurso de éste año reflejan una gran incertidumbre, porque pocos tienen familiares en Europa y algunos países tienen desconfianza en darles acobijamiento por la calificación que tienen en sus puestos de trabajo originarios.
En consecuencia, América Latina se prepara en vértices territoriales y geopolíticos para asimilar cualquier ingreso de ciudadanos caucásicos como asiático en ésta vasta región, todavía virgen.
Tanto autoridades civiles y militares convergen en plenarias de trabajo para coordinar acciones en el sistema alimentario y farmacéutico, el control de plagas y las logísticas financieras que necesitan las misiones de cada nación para atender grupos familiares locales, a su vez, las personas que son consanguíneas o allegas a éstos núcleos y necesitan una atención alimentaria o médica de carácter primario.
Ahora bien, se debe apoyar al presidente Nicolás Maduro en la construcción de una estructura de poder económico, donde los precios de cada producto de consumo tenga un valor adecuado a los ingresos familiares. El programa económico del ex secretario de Estado, Henry Kissinger, busca acorralar a los productores y trabajadores bajo un precepto común, la colonización de los vastos territorios que todavía Estados Unidos de Norteamérica no ha logrado controlar para sí, de allí, la lucha incesante del presidente bolivariano en darle herramientas al pueblo para empadronar la agricultura e industrias básicas hacia el crecimiento económico.
La crisis, en su mayor agudez no es provocada por el mismo gobierno bolivariano, en muchos casos son los bachaqueros y quienes controlan y dinamizan las redes de comercialización, los provocadores de situaciones amorfas en la economía nacional.
Cobrea el fascismo organizado, la acción del pueblo constituye una acción necesaria para conquistar los espacios y con organización para abatir los parámetros de infiltración mediática. La Memoria Histórica de nuestras comunidades es ignorada por los candidatos presidenciales de Estados Unidos y se debe avanzar en consolidar las comisiones de trabajo en política exterior para darle una verdadera dimensión a éstas realidades.
En América del Sur, muchos son los desplazados. Núcleos familiares viajaron en busetas miles de kilómetros para hermanarse con el país vecino. Grandes grupos económicos arropados por Compañías Petroleras como la Mobil, Shell, Chevrón y Creole Petroleum Corporatión se asentaron en nuestra tierra aborigen para sacar petróleo, perforando el subsuelo y hacer pozos y pocos trajeron su tecnología para cultivar el conocimiento de los vecinos.
La derecha, como se le llama a los partidos no progresistas formaron un régimen democrático explotador y de carácter caudivillista, donde los Estados desarrollados de Europa, Estados Unidos y Gran Bretaña los apoyaban a cambio de una tarifa de control y que durante décadas fue el signo de sometimiento al pueblo en general.
La tierra de Simón Bolívar, Sebastián Francisco de Miranda, José Antonio de Sucre y otros precursores desea la paz y que todos aprendamos a producir y labrar la tierra.
Hay Acuerdos, firmas dadas en Convenciones para la Paz y la generación de una nueva lucha de evolución económica, todos debemos estar impregnados de ésta realidad conceptual, dada desde nuestra independencia.
Hay interés de darle un revolcón a la integración del Sur. Pero, los suramericanos debemos retener éste retroceso. La idea de algunos personeros de la derecha es liquidar los procesos de integración, patrocinados por Estados Unidos de Norteamérica, rompiendo con los enlaces de intercambio comercial, de esta manera, homogenizar las normativas vigentes y provocar GOLPES de Estado suaves en la Región, que comprende la insular, que como sabemos, existen una agrupación de islas colonizadas por Gran Bretaña y Las Malvinas, muy cerca de Argentina.
Hay mucha aseveración mediática para romper la opinión del latino sobre su propia realidad, las corporaciones de la prensa internacional denotan informaciones contra Venezuela, Bolivia y Argentina para callar las voces de Cristina, Evo y Nicolás sobre las libertades de nuestra economía y el ejercicio de la prensa en el Sur.
La Guerra Mediática, es más fuerte que la económica, porque ésta última, tiene una arista deforme que es el bachaquerismo, quienes se agrupan bajo ésta denominación controlan el mercado hacia el consumidor y los organismos en velar por su control, poco hacen para disminuir su capacidad de avance, a pesar de los criterios emanados desde el Palacio de Miraflores.
Estados Unidos, desea controlar de nuevo al mundo y hacerse para sí, de sus riquezas y fuentes de energía.
Los españoles, ya sienten el gazapo de la represión moral y física sobre sus hombros. La ley mordaza se identifica con Rajoy en la interpretación y agilidad en la información sobre España que es alienada bajo una constante información dispersa que rompe con la unidad de la noticia, son los días más oscuros para muchos de sus habitantes, que ahora, quieren hacer pie sobre el apoyo que desean obtener de la comunidad internacional.
Desde la restauración democrática en España, 1977, su historia cambió y los partidos han entrado en diversas negociaciones, sobre todo en el nivel Turismo. La crisis económica viene agravando su mundo financiero desde 2008 y la Vivienda es un tema frágil, porque poco existen condiciones de pago y los desalojos son a diario, mientras en Venezuela, la mayoría de los venezolanos tienen una gran oportunidad mediante la Misión Vivienda.
En Europa, ya algunos partidos se han derechizado y juegan con la libertad de los pueblos.
Viendo al Sur, China y Rusia, firmaron convenios de trabajo conjunto. Los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin acordaron avanzar en el mundo de las finanzas y limitar las coyunturas internas, lo último fueron treinta acuerdos de crecimiento bursátil e industrial.
Esperemos, los resultados.
El presidente, Nicolás Maduro Moros, sigue en su programa de acción política al país, integrando todos los sectores socio productivo. Y organizando las juntas comunales.

{
}
{
}

Deja tu comentario Colonización de los parajes del Sur y la minería

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre