Avisar de contenido inadecuado

El choriceo de la Constituyente

{
}

La Tecla Fértil
 TAGS:undefined
Los vendedores ambulantes, son nuestros principales enemigos, ellos provocan el caos en cualquier lugar que se coloquen y para colmo, nos venden los productos de la cesta básica de una manera muy costosa. Es decir, los venezolanos, estamos saturados que los socios del gobierno nos estafen y privaticen los productos del CLAP, cuando debe llegar a todo hogar de una manera simple y rápida, es que les ponen precio a sus productos a sus antojos.
Da vergüenza e indignación, provoca bañarlos con un cubo de agua y, el político solo le interesa una Constituyente o, por la derecha o centro derecha, tumbar a Maduro a fuerza de fogonazos, la corrupción e impunidad ya supera la condición social de cualquier funcionario que es captado para delinquir de una manera abierta, saben que el alto Tribunal de Justicia no es vigilante del quehacer pueblerino y el cumplimiento de las normas sociales. Duermen en una hamaca con bañera y la habitación es oscura por la ignorancia de sus responsabilidades sociales. Me pregunto, ¿Dónde está la dignidad de estas personas?
No es fácil encontrar personas con sentido común y coherencia, que quieran ir en listas y al final los partidos no tienen mucho donde elegir.
Si a lo anterior añadimos que los políticos, aunque los votemos nosotros, se deben y siguen las instrucciones del partido que da las órdenes desde Miraflores o Caracas, y como si te mueves no sales en la foto, con alguna pequeña excepción, aceptan estas instrucciones que llegan de fuera, aunque a veces no solo no nos benefician, sino que nos perjudican y eso lo hacen todos. sean de derecha, izquierda, arriba o abajo.
Y al final lo tengo claro, vamos a hablar de nosotros, de los que vivimos todo el año en la ciudad, de los que sufrimos todo lo anterior y me pregunto: ¿Qué ha pasado con aquellas personas que se manifestaban a miles pidiendo la protección del gobernador y alcalde, es Verdad que desean castigar con un cambio de gobierno por el tema de las autovías y dijeron un NO alto y claro SI a las prospecciones de votar a una constituyente?
Dicen que los políticos son un reflejo de la sociedad, que son ciegos a lo que sucede en el país y somos sordos, al ruido que durante las 24 horas no nos deja descansar y no hacen nada para evitarlo. ¿Qué hacemos nosotros? Queremos políticos valientes. ¿Pero podemos pedirles valentía si somos tanto o más cobardes que ellos?
Estamos haciendo lo mismo, cerrando las ventanas para que no nos moleste el ruido, dejando de ir a las playas para no ver en lo que se han convertido y algunos han hecho la maleta y se han ido de la ciudad, igual que muchos jóvenes que al acabar la carrera prefieren quedarse a vivir fuera de la misma, lo que sea con tal de no dar un paso al frente y cambiar la inercia y exigir (no pedir ni solicitar ni desear) un turismo sostenible en equilibrio con la capital y respetuoso con quiénes la habitan todo el año.
Al final he llegado a una conclusión: todo lo anterior no pasaría si nosotros (si, han leído bien, nosotros) no lo hubiéramos permitido. Lo normal es criticar/hablar de los políticos, de su pasividad, inacción... Tenemos que entenderlo, están muy ocupados defendiéndonos del Ibex 35 y de los lobbies o en desfiles de moda atendiendo a los 'glamurosos' invitados
Y además queda el ruido en toda la isla. Niños, personas mayores, trabajadores, estudiantes, todos sin excepción lo padecemos. Si te quejas te encuentras con la más absoluta indiferencia por quienes lo hacen y la pasividad e inacción de los que deberían resolverlo. Me pregunto si la actitud sería la misma en el caso de que el ruido molestara a alguno de estos ricachones. Algo me dice que no, que entonces si se nos recordarían que el descanso es un derecho y que hay ya jurisprudencia al respecto y que incluso puede llegar a ser un delito no dejar descansar.
imagínese la situación: usted acude a un restaurante, caro por cierto, y pide un bistec con patatas, algo relativamente simple de cocinar. Como los del restaurante son unos aprovechados muy listos, le cocinan en un plato muy decorado un mini bistec quemado con patatas grasientas. O sea, ¿para tirar?
Usted, que al no tener un gran paladar se deja aconsejar por expertos de la cocina, acepta la recomendación de un comensal y solicita que le cambien el plato por impresentable. Un rato después regresa el cínico camarero con «algo», que aun siendo del montón, al menos es comestible. Finaliza la cena y pide la cuenta. Le entregan un papelucho donde escrito a mano lee: dos bistecs con patatas, a pagar en cómodos plazos. Increíble, ¿no?
Esta situación puede parecer un poco surrealista, pero es exactamente lo que han hecho PSUV- Miraflores. Y Gran Polo Patriótico.: aprobar que la ciudadanía, o sea usted, pague dos veces por lo mismo. Todo es un maquillaje.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El choriceo de la Constituyente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre