Avisar de contenido inadecuado

Camino a Kauris, magnetismo espacial nos remonta al desierto

{
}

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción/ 1.13.
 TAGS:undefined
Ha pasado un mes, así que me decidí a una aventura en el montañoso mar del planeta Kauris, el viento seco, sol y mar abrasaba mi cuerpo, las bestias reacias que no querían viajar a i planeta terrestre para no enfrentar al dictador. Fue dejado por casualidad en esa posición gubernamental por su antecesor. Reflexione. En medio de la agitación de la vida cotidiana y la imaginación me llevó al Cerro Azul, donde disfrutaba al ver la arena y las silenciosas estrellas que. Se extraviaban en la mirada hacia el cielo desde la ventana de mi hall principal, Alba, cada noche, estaba su mirada hacia el aeropuerto, donde las naves aliadas hacia recorrer diario.
Siempre, me desvío de mi ruta a cuarenta grados, (40), por las plataformas continentales formadas en hierro natural e incrustadas entre las montañas, eran altas concentraciones que afectaban las lecturas de la brújula e internarse por esas vías del espacio y desérticas, resultaban peligrosas.
Un ave negra revoleteaba las ventanillas de la nave que fraguaba su ruta a baja altura, eran cuervos. Les lace un grito y se mantuvieron a distancia. Resulta que eran drones, con la figura de estos animales, acostumbrados a sacarles los ojos a sus víctimas. Es a semejanza de los rinocerontes y ballenas, camiones de guerra, utilizadas por el dictador para amedrentar y luego con sus escuadras agobiar y dejar sin respiración, el existir de muchos jóvenes combatientes.
Más allá, a nuestra vista aparece el valle, necesitamos combustible, mi planeta se asemeja a una bola envolvente de un caos progresivo. Estamos bloqueado por la principal potencia y los demás países desarrollados requieren nuestras riquezas, es un constante ir como venir de argumentaciones. El país se desploma.
Los nómadas están en guerra a pleno desierto, hay mucho petróleo, el agua como gas, escasean. Y tengo en la vasija medio litro de agua y en la nave cinco litros para la tripulación, deje a Aldana, tuve que hacer el trabajo espiritual solo, era sacar dos muertas de una casa que ambas, aterraban al pueblo por dieciocho años y, se aparecían en la casa de gobierno, lugar de santería y religiosidad negativa para el pueblo, mandaban a los jefes hacer sacrificios de palomas y conejos para dárselos a la población en puestos de venta ambulante, los dioses paganos dominaban el territorio, pero el pueblo oraba mucho y fueron limpiando las zonas de hechicería.
He perdido. Casi 30 kilos en esta perturbación de mi país. Les lancé un grito a los viajantes para que me buscasen e ir a descansar, la tripulación se quedaría por tres días, el río Éufrates lo están secando los chinos para el gran combate del Armagedón, el final de los tiempos- Ya el sol está ocultándose y la noche esta fresca. , alcé la vista y observe que ya estaba a salvo, diez hombres fuertemente armados con pistolones y dagas me acompañaban, años atrás, no me permitieron entrar al gobierno miliciano, rompieron delante de mí, el documento de entrada, explicaron que me necesitaban para vanguardia de la guerrilla urbana, les dije que no podía atacar a mi pueblo y mis deseos es la paz. Con anterioridad, en años mozos y de estudiante, un grupo de personas provenientes del exterior nos prepararon para sobrevivir en días de conflictos, ya mis compañeros del momento se hicieron económicamente y se fortalecieron socialmente, yo no podía aceptar negocios turbios por mi fe, pero, adiós mundo, con el hambre que padece mi pueblo se puede negociar para que nuestros niños no padezcan y mueran en las puertas de los hospitales.
Nos han entregado al mundo soviético, chino, cubano y el paramilitarismo. Mi planeta gime de dolor. Ya nada es un secreto de Estado. Día y noche explotan nuestras riquezas, aparte, el tráfico diplomático es bárbaro. Hay muchas falsas identidades y cada una, levanta falsas informaciones para controlar nuestras fuentes energéticas.
Paramos en un oasis para descansar y los camellos tomasen agua, tenían días que no lo hacían y a lo lejos se escucha el retumbar de las bombas y el paso de aviones que se encuentran en combate. Muchos reos iban al paredón, al no vocear los símbolos del nuevo jefe que obvio los documentos dejados por su antecesor.
Estoy en silencio, recibí la noticia del fallecimiento de Melquiades, mi gran amigo de Tovar, en el patio de su residencia, luego de almorzar, parodiamos a ratos, mientras observaba un pequeño criadero de gallinas con un gallo, como jefe de la comarca, cada quien tiene su horda, me he descuidado con la mía.El mundo está allí afuera disgregado en su gran verdad y, esas cosas mías que ocupan un espacio, deben ser asociadas para observar sus efectos de causas y conformar con esos elementos una proposición del lenguaje humano.
Todos esos elementos son causalidades que nos dan una concepción filosófica más verdadera, hay verdades que tienen un valor mayor y otros no, nunca en nuestras vidas tendremos falsedades. Aunque, algunas veces tendremos impasses. Pero, tenemos el lenguaje, es una herramienta que nos permite observar la realidad, ella es construida mediante la palabra.
Por esto, debemos saber interpretar los textos y develar la metonimia textual.
Es inevitable vernos, nos encontramos vinculados entre sí. Los fantasmas se ubican en mi cabeza y debo darle organización.
Una vez, me tocó vender tarjetas de animación en la plaza central de mi pueblo, ahora, mi camino se encuentra trazado entre el hombre y el mundo, puedo decir, entre la cocina y la lavandería. Lo que nos da como respuesta un escenario.
Trato de ser una copia de lo real. Los tiempos distorsionan algunas realidades y salir a la calle sin ningún proyecto, es exponernos a los dispositivos audiovisuales de la vida. Reúno todas mis fuerzas para defender la ley y la democracia.
Pertenezco a un planeta, con una gran subcultura, cada persona, revela su Ser hacia una individualidad interna muy superficial. Su lenguaje es muy tenue como térmico. Creo que es por la tensión social en que viven, es muy deprimente. Rehúsan constantemente a su código de lucha social y desprecian vivir bajo las normas y leyes sociales.
Cada escritor, tiene su herida abierta y no encuentra la manera de saturarla, como mi viaje a Tovar – Mérida-. Viajo en mi nave primaria por la potencia de sus reactores, pero, en la cabina observo que es muy calurosa y soleada. En las noches, el reflejo de las estrellas marca el camino del dormitorio.
Es muy complejo, trato de sostenerme, solo y ya Alba Torre ya conoce mi camino en los últimos meses. Por el calor, poco leo y duermo. Pero, siempre me encuentro con los vigilantes de la ruta y para ellos, debemos saber vehiculizar las investigaciones y, evitar los fantasmas que nos agreden de una manera diaria. Estoy libre, mi madre ha emprendido un viaje sin regreso y, debo decidir entre Zafiro, Alba, Xiruma, Emily Pérez y Alondra.
En mi planeta, hay muchos secretos y violaciones. Las empresas se están largando del país.
La imaginación, poco me acompaña. Es el tiempo de los delirios y me preocupa que nuestra existencia, luce cada día más empobrecida, por el tirano y la dictadura.
Por eso viajo, es como autorizarme para descubrir la realidad. Así que, no llevamos nada nuevo. Si no, un simple equipaje y, tengamos cuidado con las intenciones y el manejo de situaciones. Ahora no me ocurre nada. Tengamos mucho cuidado de la realidad virtual, porque puede extender su dominio sobre nuestra vida real y provocar un pasaje que diluya, el acto de nuestra propia historia.

{
}
{
}

Deja tu comentario Camino a Kauris, magnetismo espacial nos remonta al desierto

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre