Avisar de contenido inadecuado

Araguatos y Astronautas le negaron el poder al pueblo

{
}

La Tecla Fértil
 TAGS:undefined
* Psuv, un partido consumista y populista, más no marxista
El sistema capitalista, ya no es tan solo económico., implica la integración de un flujo de recursos financieros que impulsado por la democracia liberal busca el capital necesario para amoldarse al sistema de producción y a las llamadas clases sociales para su respectiva explotación. Su fían es dimensionar las teorías del libre comercio e impulsarla por zonas fronterizas libres, donde los sectores sociales involucrados, solo les interesa demostrar su musculo financiero para generar un camino adverso a la justicia social, como su equidad política. En el aspecto jurídico, le interesa crear caos para desarrollar una agenda económica de perturbación que influya sobre la política monetaria y su ecología. Es decir, controlar la naturaleza, como fuente de recursos para la producción, hasta llegar a fracturar y contribuir al desgaste de su infraestructura, para esto, debe lograr alinear a su favor – el gobierno- todos los poderes públicos para darle alteridad a críticas, rechazos e impulsos que contraríen el modelo marxista.
Esta conceptualización expande nuestra visión de lo que es una crisis capitalista: no una simple crisis económica en la que un marxista diría que hay imperativos contradictorios que conducen a colapsos periódicos, depresiones, desempleo. Todo esto es verdad, pero además hay tendencias a las crisis que tienen que ver con la economía y sus condiciones de posibilidad. Esta idea es más cercana a Karl Polanyi que está preocupado por la relación entre economía y sociedad y cómo la creciente automatización de la economía, su separación del control social, moral y político llevaron a debilitar, y desestabilizar a la misma formación social de la que se origina y a la cual necesita. Tengo algunos problemas con la manera específica en que Polanyi plantea la idea, pero por otro lado desarrolla toda una nueva manera de entender la crisis. En este sentido, los dos Karls, se complementan. Por un lado, están las tendencias internas del capitalismo a la crisis que Marx señala, y por otro lado las tendencias inter-espaciales que Polanyi señala que hay entre lo social, lo público y la economía. Lo que creo que es que hay que hablar también de las tendencias a las crisis políticas ecológicas y de reproducción social.

 

 

¿Entender esta nueva relación de alteridad? Desde una perspectiva neo-marxista, ¿será posible reconciliar la agenda de la clase trabajadora estadounidense olvidada por las políticas neoliberales de los últimos años con las clases media y baja de México –un país en la periferia del sistema global– que han sido orilladas a la clandestinidad y la explotación?
Una pregunta, subsiguiente a las anteriores, ¿Que hicieron Barak Hussein Obama e Hillary Clinton por los pobres? Nada. Su misión era asesinar a los presidentes de Irak y Libia para controlar el narcotráfico y fomentar grupos que anarquicen las grandes ciudades de Tierra Santa e ir en busca del oro negro. Sin duda, Sadam Hussein, Muhammad Gadafi y un general comando yacen muertos, pero las competencias bursátiles no fueron cumplidas y el poder electoral del partido demócrata se fue abajo y los republicanos vieron en Trump, una única alternativa para el control electoral estadunidense.
Mi propuesta es expandir la visión de lo que es el capitalismo. No es sólo un sistema económico sino la relación que hay entre el sistema económico y las condiciones de posibilidad que hay en el trasfondo: la reproducción social del trabajo, la ecología y los poderes públicos. Esto es a lo que me refiero cuando digo que el capitalismo es un orden social institucionalizado.
En Venezuela, hay un problema. La acción de militares inescrupulosos en el país, el manejo del tránsito de la droga proveniente de Colombia y Guyana hacia Las Antillas y Europa, por último, los militantes del Psuv no tienen ideología alguna y los Consejos Comunales jamás se preocuparon por motivar a las masas, simplemente se dedicaron a delinquir de una manera abierta como hemos operado bajo el entendimiento hegemónico de que la economía es una, el Estado es otro, esto es lo que hace el mercado y esto otro de lo que se encarga la democracia. Este es un tipo de ideología. También está la ideología de que la producción económica es una y de que la reproducción es otra, y que por lo tanto la lucha de las mujeres por vivienda o educación no son luchas económicas y por lo tanto no están en la agenda de la lucha de la clase trabajadora. En la historia del socialismo ha habido una tendencia a enfocarse en la problemática de la producción y en minimizar y marginalizar otras luchas como la de la reproducción social del trabajo, como si fueran independientes. Hemos visto en otros casos que gente preocupada por el trabajo y los empleos, considera que están en guerra con movimientos ambientalistas porque creen que quieren detener al “desarrollo” y que eso repercutirá en sus trabajos. Las vistas hegemónicas del capitalismo generan la idea de que las cosas están mejor separadas una de otra, o en el peor de los casos que están en contra como es el caso de los empleos vis-à-vis el medio ambiente. Lo que se necesita hacer es crear un mapa más amplio de la problemática, de qué es lo social y como funciona, que muestre que no está separada y que no necesita ser colocada en maneras que son inherentemente antitéticas o contradictorias.
En la campaña para presidente en Estados Unidos, surgió por así llamar, una campaña nativista nacionalista y proteccionista de gente como Trump que se basó únicamente en el “no dejaré que sigan robando nuestros empleos.” Este es un problema muy complicado porque ha resultado fácil decir que lo que el Sur global gana, lo pierde el Norte; o viceversa. Lo que tenemos que generar es una perspectiva que muestre como todas las geografías y niveles de la lucha están imbricados en un mismo sistema. Hay que re–imaginar al sistema–mundo de una manera que pueda ser justo para todos. Hay muchos obstáculos para generar una alianza, pero esta es necesaria si queremos abordar las raíces reales del problema. El marxismo, no es aplicado en muchos países llamados socialistas y Venezuela no es la excepción.
El último elemento que habría de agregar es el de política exterior. Ella es una de las mentes detrás de la política de “cambio de régimen” en el peor sentido de la palabra, desde Irak hasta Libia y Siria. Esto es desastroso no sólo para la política exterior de Estados Unidos, sino para el mundo en general y para el Medio Oriente en particular que es donde se originó ISIS. Yo diría que Hillary Clinton tenía al menos tres elementos mayores en su contra: política exterior, Wall Street y su feminismo liberal, que es mejor que ningún feminismo, pero que es inadecuado.
Este es un problema, el otro tiene que ver menos con feminismo y más con la dirección que el “clintonismo”(incluyendo a su esposo) tomó. Ellos son los arquitectos de los “nuevos demócratas”. Los Clinton creen que el antiguo partido demócrata, que estaba profundamente aliado a sindicatos y uniones laborales y el “nuevo acuerdo”, estaba perdiendo la habilidad de atraer independencia y que tenía ser más amigable con los negocios, el mundo de las finanzas y Wall Street. Así fue como ellos tomaron al partido demócrata en esta otra dirección que fue de la mano con el proyecto de neoliberalización para toda la economía y la sociedad, junto con el proceso de desindustrialización. De este modo, ella es un parte esencial de este nuevo capitalismo financiero. Ella no es una crítica de éste, sino que junto a su esposo es una arquitecta del mismo, de modo que está muy endeudada con los intereses financieros. Ella no era alguien que pudiera confrontar las contradicciones de la que he hablado anteriormente.
El presidente Nicolás Maduro Moros, no solo dejo atrás los viejos conceptos marxistas, sino que asumió una apertura económica, asesorados por los Araguatos y Astronautas del viejo COPEI, de donde era afecto el Comandante Chávez por línea de su padre, un viejo dirigente copeyano, amigo personal de Rafael Caldera

 

 

 

 


.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Araguatos y Astronautas le negaron el poder al pueblo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre