Avisar de contenido inadecuado

AMORES DE TINTE ROJO

{
}

Amores de tinte rojo



 

Cartas a Arthemis

AMORES DE TINTE ROJO

 

Los chinos nos hacen llegar a las pantallas de su ciudad natal, una novedosa  producción fílmica que tiene cuatro años de retraso denominada amores rojos que esta bajo la dirección  del director Doping aiye, Todd Bacock. El actor que  actuó como el doctor  Payne en el Planeta de los Simios, se enamora de la hermosa Qiugui (Mei  Tunga) en el Shangai de los años cincuenta, pero su amor es imposible ya que ella es la amante del héroe revolucionario comunista Jim. (Leslie Cheung).

El amor es una ventana a la inocencia porque se deja deslumbrar  por las brasas del devenir y, esas diferencias son lo suficiente para dar el gran salto y reflexionar sobre nuestras ilustraciones en la vida y dejar atrás las aberraciones. Cuando los vecinos nos trataron como herejes, porque, simplemente decidimos contraer matrimonio con una buena mujer que solo reconocía un solo sentido amoroso y la entupida razón de estar cerca para identificar el camino ortodoxo que transitamos, dejaron de molestar porque la envidia los ahogaba.

No se puede evitar llegar a la censura porque una multitud sigue las historias de occidente y desconocen el realismo mágico de los amantes que hablan en oculto, sus vivencias y luego recurren a los caminos teológicos para esconder sus tremenduras. La vida es una intriga como una compaginación de discusiones fatuas. Lo cierto es que,  el rojo en occidente es expresión de clamor por un amor que esta cercano entre occidente y oriente.

El destino es un camino que nos lleva a un punto común por más que lo eludamos. Allí están los recuerdos infantiles con sus juguetes y metáforas. Son imágenes que nos arrastran para desarrollar distintas figuras  que nos señalan como seres aventureros, fantásticos. Pero, leemos de mucho amor y esperanzas.

Es bueno ver esta película. Es un fajo de imágenes que inquietan al eterno errante que toma una bandera                                                                como insignia y al final, estamos obligados a pilotear esa barca hasta la magnitud de los furgones que se calientan siempre al rojo carmesí.

Para algunos, el color rojo es trágico, para otros resulta emocionante, pero, los gestos para demostrarlo son frágiles porque la imagen es completamente del pasado y, es necesario  luchar para detallar la secuencia de imágenes para conceptuar los fotogramas que alientan los distintos paradigmas de nuestra existencia.

El amor tiene complicidades, pero, es bonito demostrarlo y llevarlo muy adentro. Lo que pasa es que de pronto te deprimen y te hacen llorar. Las palabras se las lleva el viento y el amor se expresa con los cinco sentidos, no uno o tres. Pero, la experiencia siempre presente, nos hace madurar para no sufrir más.

 


 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario AMORES DE TINTE ROJO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre